Carnes

Continúa ingresando carne vacuna brasileña al abasto interno

Importan entre 1 y 2 camiones por semana para mercado interno.

 

Pablo Antúnez. 

El ingreso de carne vacuna desosada y madurada desde frigoríficos del sur de Brasil para ser volcada al abasto interno continúa fluido, aunque en los negocios se manejen pequeños volúmenes. Se trata de carne de alta calidad, aportada por razas británicas que también se crían en Uruguay, lo que hace el producto muy similar al producido localmente.
Según información recabada por El País están entrando entre 1 y 2 camiones semanales -cada camión tiene 22.000 kilos- para un fuerte distribuidor que maneja la porción mayoritaria del abasto, aunque hay otros importadores que también están entrando carne para alguna industria que abastece el mercado interno. La devaluación del real favorece hoy los negocios, pero el gran problema que enfrentan los importadores es que debido a la sequía, en el sur de Brasil hay muy poco ganado preparado para faena y como consecuencia, hay poca carne.
La importación de pulpas vacunas desde Brasil no es nueva, se viene generando todos los años en la medida que los precios lo permiten y en los meses de invierno, cuando el precio de la carne local se encarece por la falta de ganado preparado. A la vez, sobre fin de año, es común que ingresen lenguas vacunas desde Brasil para abastecer la demanda del mercado interno frente a las fiestas tradicionales. Los frigoríficos uruguayos, si el mercado y los precios lo permiten, exportan la producida en sus faenas.
La industria uruguaya también enfrenta en estas semanas una escasez de ganado preparado, generada por el déficit hídrico que castigó buena parte de Uruguay y la oferta de ganado también se restringió.
La Unión de Vendedores de Carne (UVC), una fuerte gremial de carniceros, también comenzó a sondear precios en algunos frigoríficos brasileños, buscando importar para paliar el déficit que registrará el mercado interno en los meses de invierno, según confirmó a El País su presidente, Hebert Falero.
Hace 11 años, la UVC realizó las primeras importaciones de pulpas vacunas desosadas y envasadas al vacío que fueron volcadas al consumo interno, siendo muy bien aceptadas por el público. Los carniceros nunca descartaron importar carne desde Brasil e incluso, la gremial antes mencionada está importando pollo en carcasas para el abasto interno buscando mantener el precio del producto. El pollo importado compite a la par en las carnicerías con el faenado en Uruguay y logró mantener el precio.

Rurales EL PAIS