Carnes

Confirman otra misión sanitaria de Japón

Todavía no hay fecha.

Frigorifico Canelones, reses colgadas, gente trabajando foto Colmegna hoja N 80808 20010111

La apertura del mercado japonés para la carne bovina uruguaya desosada y madurada está cerca, pero todavía quedan pasos por cumplirse en el marco de un largo análisis de riesgo.

Japón fue un importante mercado para las carnes bovinas uruguayas hasta el 2.000, cuando surgió el foco de aftosa en Artigas luego de varios años de ser un país libre de fiebre aftosa sin vacunación, reconocido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Ese status sanitario posibilitaba entrar con carne, incluso con hueso, en selectos mercados, defendiendo más los productos uruguayos.

Como muchos otros, Japón se cerró y hasta hoy sólo permite el ingreso de productos vacunos termo procesados o carne cocida, quedando atrás los años de gloria donde la industria valorizaba algunos músculos del pecho del bovino y cortes apetecidos por el mercado nipón.

En las últimas horas, la Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP), recibió la confirmación de una nueva misión de técnicos japoneses, que aún no tiene fecha y que tiene por cometido, verificar in situ los datos aportados por Uruguay para analizar el riesgo que representaría abrirle el mercado a Uruguay para carne vacuna fresca, desosada y madurada, por ser un país libre de aftosa con vacunación. Japón sólo importa de países libres sin vacuna, como antes lo hacía Corea del Sur.

Tras una reunión de la Comisión de Expertos de los servicios sanitarios japoneses, se decidió el envío de otra misión técnica, que seguramente revisará industrias cárnicas, establecimientos ganaderos, el sistema de certificaciones oficiales del MGAP y otros aspectos que son claves al momento de tomar la decisión de reabrir el mercado.

Rurales EL PAIS