Carnes

Compartimento alberga 3.000 corderos para exportar carne con hueso a EE.UU.

Antes de fin de año.

Carne ovina.

La habilitación de Estados Unidos para el ingreso de carne ovina con hueso “está más cerca de lo que se preveía después de la victoria (Donald) Trump”, aseguró a El País Javier Otero, gerente general del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

Comentó que están trabajando bajo el sistema del compartimento ovino con 3.000 corderos que serán faenados en septiembre y “hay esperanzas” de que esa producción sea la primera en llegar “antes de fin de año” al mercado norteamericano.

La figura del compartimento de alta bioseguridad, establecido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y definido por las autoridades sanitarias del país como “un gran logro de Uruguay”, tiene como objetivo aislar una población determinada de animales y demostrar científicamente que tiene un estatus sanitario diferente y así derribar barreras no arancelarias impuestas por países que argumentan que Uruguay puede ofrecer riesgos por ser libre de aftosa con vacunación.

Otero explicó que el proceso de ingreso a los mercados internacionales con carne ovina con hueso cuenta de tres etapas: la primera, entrar al mercado norteamericano; en segundo lugar, a México y Canadá. Dijo que México tiene un “componente importante” y es la importación de carne ovina adulta, “le dan un gran valor y es donde mejor se paga”, señaló. Y la tercera etapa es a Europa, donde está la “piñata más grande”, e Israel.

Uruguay exporta cortes ovinos con hueso a Brasil y China y los márgenes de ganancia son superiores al resto de los destinos donde se coloca carne sin hueso. A modo de ejemplo, el gerente general del SUL dijo que la tonelada de lomo exportada oscila entre US$ 6.000 a US$ 8.000, mientras que el french rack -que contiene lomo- promedia entre US$ 17.000 a US$ 18.000.

De esta manera, Otero remarcó la necesidad de acceder con productos con hueso a los mercados de mayor valor y equiparar la diferencia de precios que existen con el resto de los competidores.

Para la venta de carne a Estados Unidos, el Secretariado Uruguayo de la Lana estima que el cordero debería estar US$ 0,30 por encima del tradicional para que “valga la pena el compartimento” y después “hay que ir ajustando los valores” a medida que avance la operativa. Sin embargo, Javier Otero aseguró que los consumidores “no están esperando desesperadamente el cordero uruguayo”, por tanto, “hay que competir” y “ganarse el lugar con precios bajos”.

Brasil. Durante el acumulado anual -1 de enero al 22 de abril-, el principal destino uruguayo para la colocación de carne ovina con hueso ha tenido una merma en su demanda de 19%. Esto, significa 420 toneladas peso canal menos frente al mismo periodo del año pasado; US$ 1,35 millones menos de facturación para el país.

Jorge Dimu, broker de carnes, comentó a El País que la importación de carne ovina en Brasil bajó porque el consumidor “ha optado por otras carnes” que compiten directamente con estos cortes. De todas maneras, visualizó una “tendencia de recuperación” para el segundo semestre del año.

También contó que los precios de exportación al país han caído. Dimu explicó que el french rack llegó a estar durante el 2017 entre US$ 14.000 a US$ 15.000 por tonelada, mientras que en los últimos negocios el valor se equilibra en US$ 12.000 por tonelada aproximadamente.

Totales. El ingreso promedio acumulado de exportación de carne ovina se ubicó en US$ 4.095 por tonelada peso canal, según los datos publicados por el Instituto Nacional de la Carne (INAC). Este precio representa un ajuste favorable de 2% frente al mismo periodo del año pasado cuando cotizaba US$ 4.015.

Los volúmenes exportados al mercado internacional registraron 4.967 toneladas, un incremento destacado de 29,1%.

Maria de la Paz Bottaro, analista de mercados del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), dijo a El País que este cambio “favorable” en precio y volumen de las exportaciones de carne ovina se debe a que la oferta mundial se ha “mantenido estable e incluso bajado” y la “demanda creció”.

Comentó que la carne ovina “ingresó a nichos destacados” y de “valor” que compiten directamente con otras proteínas.

En cuanto a mercados, Brasil continúa liderando las importaciones con un 36% del total exportado. Le sigue China con 1.167 toneladas peso canal (23%), la Unión Europea con 1.002 toneladas (20%) y Emiratos Árabes con 375 toneladas (8%).

Uruguay logró una factura exportadora de US$ 20,33 millones de dólares, 23% más frente a los US$ 15,4 millones del año pasado. Este cambio está dado por un aumento global de importación -precio y volumen- de la Unión Europea y China.

Rurales EL PAIS