Carnes

Carne certificada se abre camino en Estados Unidos

Industria dice que hay varios importadores interesados en el producto.

Frigorifico  San Jacinto

Carne. Primer embarque Never Ever 3 lo hizo Frigorífico “San Jacinto” y fue recibido en Filadelfia.

 

Pablo Antúnez.
El primer embarque de carne bovina, desosada y madurada, certificada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos bajo el protocolo Never Ever 3, pegó fuerte en ese país y despertó el interés de algunos operadores que apuntan a nichos de elite y alto valor.
“Hay gente averiguando y muy interesada, pero sabemos que es un camino largo buscar un nicho, encontrarlo y que ese nicho lo pague lleva tiempo. Además la meta es meter la mayor cantidad posible de cortes del animal, no sólo cuatro cortes”, aseguró a El País desde Estados Unidos el presidente del Frigorífico “San Jacinto” (Nirea S.A.), Gustavo Dieguez. El industrial participó en la reunión de la Meat Import Council of América (MICA), junto al ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre y el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Federico Stanham.
El protocolo Never Ever 3 garantiza a los consumidores que los animales faenados y la carne exportada bajo esta certificación, no recibieron a lo largo de su vida antibióticos, ni anabólicos, como promotores de crecimiento.
En cierta medida, lo que hace es certificar el sistema productivo que aplica la ganadería de carne uruguaya y que la diferencia de otros grandes productores mundiales, como es el caso de Estados Unidos, donde las hormonas y los granos, forman parte de un paquete productivo básico.
Tras la reunión de la MICA, la delegación se dirigió a Filadelfia para recibir el primer embarque Never Ever 3, pero las primeras muestras enviadas por avión ya se estaban vendiendo en algunos supermercados de Estados Unidos con mucho éxito.
“Creemos que va a estar posicionado un poco más abajo del orgánico, pero hay que trabajar mucho”, aseguró Dieguez a El País. El interés y la sorpresa por los logros de la carne uruguaya son grandes, tan grandes que periódicos como USA Today le dedican artículos especializados, además de otros medios con fuerte repercusión mundial.
“Entrar en nichos especializados no es fácil, pero Uruguay tiene que hacer camino al andar porque no puede exportar volumen, hay que vender una calidad distinguida. A eso apuntamos”, afirmó Dieguez.
En el marco de la Asamblea Anual de la MICA, celebrada en Washington, Uruguay realizó una presentación ante una muy importante presencia de representantes de las principales firmas importadoras de los Estados Unidos así como delegados de Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Argentina, Nicaragua y Uruguay, totalizando unos 200 participantes.
Uruguay planteó además que Uruguay se propone intensificar de forma sostenible su producción de carnes, logrando un aumento del orden del 20%, sin afectar el sistema pastoril actual y logrando un mejor balance de gases de efecto invernadero, considerando la capacidad de secuestro de carbono de las pasturas naturales como un factor esencial.
El ministro Aguerre destacó en su alocución los atributos de las carnes uruguayas, su producción sobre pasturas naturales, sin el uso de anabólicos y hormonas (está prohibido por ley) y destacó también las ventajas de contar con una trazabilidad bovina obligatoria que abarca todo el rodeo. Esa trazabilidad es la que garantíza que la carne de los animales exportados bajo el protocolo Never Ever 3 cumplen estrictamente con las garantías exigidas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. En este país, existe una demanda creciente de carne producida sin hormonas, ni promotores de crecimiento, así como por carne producida a pasto y consumidores que están dispuestos a pagarla más.

MERCADO.

En el marco de la Asamblea Anual de la MICA, la industria frigorífica fue con la esperanza de que se diera un poco lo del año pasado, poder incrementar las exportaciones a Estados Unidos.
Momentáneamente, Australia colocó más carne de lo normal y los importadores estadounidenses dicen que, incluso, tienen carne que está a punto de vencerse. “No ven en corto plazo perspectivas de suba”, explicó el presidente del Frigorífico San Jacinto.
Pero eso no asusta a los industriales uruguayos -tampoco a Uruguay que tiene 180 mercados habilitados para sus carnes- porque “el año pasado nos decían lo mismo y luego cambió el panorama”, agregó.
Desde hace muchos años, las carnes uruguayas vienen apuntando a nichos especiales y de alto valor -más allá de seguir vendiendo commodities como en EE.UU.-, siguen por el camino de la especialización y tienen mucho para crecer cuando mercado pide calidad.

Rurales EL PAIS