Carnes

Brasileños dicen que el Mercosur es una traba para exportación de carne

Farsul realizó estudio sobre mercado de la carne bovina en Brasil.

Farsul al 50

Presentación. Carlos Sperotto y Antonio da Luz de Farsul. Foto: Imprensa Farsul

Pablo D. Mestre.
El estudio traza un panorama del mercado mundial de carne y de los cambios por los cuales el sector pasó en Brasil durante 2006 y 2016. Según el presidente del Sistema Farsul, Carlos Sperotto, entender el movimiento de la última década es fundamental en un momento de cambios geopolíticos, en función de las primeras acciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Apertura. “Vivimos un momento en que existe apertura de un espacio para posicionamiento de Brasil a las exportaciones de carne”. Con el rechazo de Estados Unidos en participar del Acuerdo de Asociación Transpacífico, “existe una merma en la amenaza que el país representaba para la inserción de Brasil en el mercado asiático”. Consideró que “es momento de buscar un posicionamiento del sector para aprovechar las ventanas de oportunidades que se abren”.
Según el economista jefe del Sistema Farsul, Antonio da Luz, “los chinos ya son los mayores compradores de carne brasileña”. En el período analizado por el estudio, hubo un crecimiento de 778% en el valor de carne bovina exportada por Brasil para el continente asiático. Y el volumen creció un 299%.
Oriente Medio despunta como otra región en crecimiento. El valor de carne brasileña exportada para la región creció 101% en diez años, con una valorización de 78% en el precio del producto comercializado. En América Latina y el Caribe el valor creció 337% mientras el volumen aumentó 136%.
“El estudio nos muestra que precisamos estar más abiertos al mercado mundial, principalmente a los mercados emergentes. Pasamos mucho tiempo con el foco exclusivo en la Unión Europea y en el Europa del Este, y lo que revela es que esas regiones no concentran el mejor potencial actual”, sostuvo el economista de Farsul.

Caída. Según los datos presentados por Renan dos Santos, analista de relaciones internacionales, el valor de las exportaciones para la Unión Europea cayó 51% a pesar del aumento de 79% en el precio.
Europa del Este también presentó caída de 47% en el valor y 59% en el volumen de carne exportada. El movimiento está en sintonía con una merma mundial de la participación de la Unión Europea en la importación de carne, que cayó a la mitad desde 2006.
En los mercados emergentes, uno de los aspectos que llama la atención es el cambio de perfil del producto, que pasó a priorizar la carne natural en detrimento de menudencias y carne industrializada. La expectativa es que haya un continuo crecimiento de comercio con Asia ya que a pesar del aumento observado en los últimos diez años, el consumo de carne per cápita en el Continente todavía es bajo en relación a la media mundial.

Cambio. “Debemos tener una posición más firme en diversas áreas, como la exposición de nuestros productos, principalmente en relación al Mercosur, que representa una traba al impedir la realización de acuerdos bilaterales. Es muy difícil celebrar un acuerdo con el cual todos los países del bloque concuerden, por eso la presencia en Mercosur impide el aprovechamiento de todo el potencial de esos nuevos mercados”. Agregó que “precisamos buscar acuerdos con países del perfil semejante a Brasil, y el Mercosur es una barrera para que eso suceda”.

Rurales EL PAIS