Carnes

Brasil presiona fuerte los precios a la baja de la carne vacuna en China

Los negocios en China se cierran pero con menor fluidez.

Carne

Rurales – El País.

El nuevo gerente de Conocimiento del Instituto Nacional de Carnes, Pablo Caputi, dijo en Amaneciendo con el Campo que el primer trimestre del año para el negocio de la carne vacuna comenzó con bastantes dificultades debido a la desaceleración económica de China y el acceso de nuevos competidores, que antes ingresaban por el canal gris, a éste mercado; por ejemplo Brasil.

Caputi aseguró que Brasil está experimentando un problema económico serio, pero la importante devaluación de su moneda lo ha hecho muy competitivo. “Brasil es la principal presión fuerte en cuanto a precios en China que nos preocupa y se ha consolidado”.

Según el integrante de Inac, lo que interesa es saber por cuánto tiempo se va a prolongar esta situación de presiones por parte de Brasil. “El mercado de la carne nos da seguido estas señales, pero esta presión es un poco más fuerte que otras a las que estábamos acostumbrados”, indicó.

“Estos niveles de precios no pueden ser normales ya que no existe un exceso de carne bovina que presione los valores. Creemos que es una cuestión coyuntural y en el segundo semestre del año el panorama debería de ser otro”, explicó Caputi.

China mantiene los volúmenes de compra de carne vacuna uruguaya, lo que que sí ha variado son los valores a los que se cierran los negocios. “Hay más pesadez en los negocios, pero comercialmente las cosas fluyen con dificultad, pero fluyen”.

Por otra parte, Pablo Caputi dijo que lo sucedido con Estados Unidos -el rechazo de contenedores de carne con trazas de ethion- son incidentes que ocurren en los negocios de la carne y son difíciles de pronosticar. “Tengo la sensación que había una cierta sensación de zonas grises respecto a cómo manejar el producto y la visión que tenía Uruguay y Estados Unidos sobre este aspecto”.

De todas maneras, el gerente de Conocimiento de Inac comentó que las autoridades del Instituto y del Ministerio de Ganadería han manejado con mucho énfasis que el “mercado no está comprometido” y “no se prevé ningún problema generalizado”. Lo importante fue que “hubo una reacción rápida del tema y se pudo controlar”, agregó Caputi.

Finalmente, Caputi aconsejó que estas problemáticas deben ser utilizadas para fortalecer debilidades que presenta el país. “No debemos a tener temor que estas cosas sucedan y más cuando hablamos que no hay riesgo para la salud humana”.

Escuche a Pablo Caputi:

Rurales EL PAIS