Carnes

Brasil denuncia presiones de productores de EE.UU.

Credibilidad de todo el sistema inspectivo se sigue debilitando.

Frigoríficos. Alertas por amenazas de Chile y desde la UE.

Los técnicos del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) argumentaron que la prohibición de ingreso de carne bovina brasileña en Estados Unidos -tras la detección de abscesos vinculados con la aplicación de la vacuna contra fiebre aftosa- es una movida de otros países compradores de carne brasileña, en una clara alusión a la Unión Europea. Las autoridades sanitarias del viejo continente hicieron una auditoría a Brasil y detectaron algunas irregularidades que no fueron corregidas, por lo que están amenazando cerrar el mercado.
La credibilidad del sistema de Inspección Federal de Brasil quedó frágil luego de las irregularidades detectadas tras la operación “Carne Débil”, que mostró un sistema de adulteraciones y corrupción, tras la investigación de la Policía Federal. Países importantes pasaron a investigar el 100% de los embarques de Brasil y presionaron por menores precios. En caso de Estados Unidos, desde el MAPA se argumenta que hay una presión interna, comandada por productores estadounidenses, buscando frenar la entrada de la carne brasileña. Brasil ingresó en diciembre de 2016 a EE.UU. y llevaba un buen ritmo de embarques. El ingreso a ese mercado le costó 17 años de negociaciones.
La industria cárnica brasileña esperaba facturar alrededor de US$ 100 millones. Aunque EE.UU. apenas representó un 2,79% de las ventas de carne brasileña hasta mayo, se trata de un cliente clave. “El mercado norteamericano es importante para nosotros no solo por los volúmenes exportados, sino también porque sirve de referencia a varios otros”, subrayó el secretario ejecutivo del Ministerio de Agricultura, Eumar Novacki. [En base a datos de O Globo y agencia AFP[

Rurales EL PAIS