Carnes

Bajó 3 pesos por kilo la carne con hueso destinada al abasto

Crece el ingreso de carne vacuna desde frigoríficos brasileños.

carnicería

Pablo Antúnez.
Bajó la carne. Uno de los frigoríficos que maneja la mayor porción del mercado interno bajó $3 por kilo toda la carne con hueso, reflejando el descenso del precio del ganado gordo con destino a faena y es probable que la próxima semana, otra de las plantas con mayor presencia dentro del abasto tome la misma decisión. A su vez, los carniceros trasladarán la baja a los consumidores en los próximos días.
Mientras tanto, según fuentes consultadas por El País, en los últimos 20 días creció la importación de carne bovina brasileña con destino al mercado interno y aún puede aumentar más el ingreso, si el real continúa devaluándose. Hoy están entrando entre 3 y 4 camiones por semana. Los cortes ingresan desde un frigorífico exportador de Rio Grande do Sul y son de alta calidad.

POLLO.

Por su parte, en Salto, las empresas distribuidoras de pollos y derivados de este rubro que se abastecen de avícolas y frigoríficos del Sur, han vuelto a demostrar su preocupación por el descenso de las ventas, como consecuencia del ingreso del producto en forma ilegal desde Brasil y bajo ningún tipo de control sanitario.
La agremiación que agrupa a estas empresas a nivel nacional, semanas atrás, alertó sobre este tema a las autoridades de gobierno y lo mismo lo ha hecho el Centro Comercial e Industrial de Salto. Después de eso la Dirección Nacional de Aduana difundió un comunicado en la que dio cuenta que en un procedimiento realizado por su personal en puntos limítrofes con el país norteño decomisó más de 2.000 kilos de pollos faenados e ingresados ilegalmente.
En Salto hay empresas y trabajadores del rubro que en estos dos últimos años han visto descender las ventas en un 40% y sostienen que no es porque cayó el consumo, sino por el ingreso de estas carnes, así como fiambres que están pasando por la frontera brasileña. “Estas bajas en las ventas comenzaron a originarse hace dos años coincidentemente con la diferencia de precios que se ha dado con la producción brasileña. Es imposible competir con el mercado informal”, dijo a El País la Gerente local de la firma Tenent, María de Lourdes Benítez. La empresaria agregó que este perjuicio para la economía de las empresas uruguayas y las fuentes laborales se observa más fuertemente y en el caso propio en las ciudad capital de Artigas y Bella Unión. “A los comercios formales no les queda otra que comprar algunas fundas de pollos para contar con una factura ante la posibilidad de una inspección, pero cada semana bajan más las ventas”, sostuvo. Para enfrentar este flagelo, debe de existir un trabajo conjunto entre la Aduana, Barreras Sanitaria y Policía Caminera. (Producción en Salto: Luis Pérez).

 

Rurales EL PAIS