Carnes

Avícolas se reúnen el lunes con el director de Aduanas

 

Aportarán más datos sobre contrabando de pollos brasileños.

La denuncia sobre el incremento del contrabando de pollos desde Brasil sigue su curso. La reunión entre el titular de la Dirección Naciona45l de Aduanas, Enrique Canon, y los directivos de la Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra), a los que se sumará la Asociación de Façoneros de Pollos, quedó para el próximo lunes.
La gremial de industriales avícolas denunció esta semana que el ingreso de pollos ilegales desde Brasil representa actualmente entre el 25% y 30% de los pollos que se consumen en el mercado local -eso es uno de cada cuatro- lo que genera una evasión fiscal de alrededor de US$ 40 millones anuales, determinados por la diferencia entre el valor del pollo brasileño y el uruguayo.
Cupra hizo la denuncia documentada en cuatro organismos: Instituto Nacional de Carnes (INAC), por ser el organismo que controla las carnicerías y supermercados; Dirección General Impositiva (controla evasión fiscal); Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (por los riesgos sanitarios) y Dirección Nacional de Aduanas (por controlar el contrabando). El documento presentado por Cupra, ratificado notarialmente, no solo incluye datos de relevamientos realizados en pequeños comercios ubicados en departamentos fronterizos con Brasil, también abarca a algunos departamentos cercanos a la capital, donde también se constató la presencia del producto.
La investigación se hizo antes de que el gobierno reimplantara el IVA a la carne aviar, tras siete años de permanentes exoneraciones y luego de que la Dirección General Impositiva subiera el ficto del IVA al pollo a $ 8,95.
Hoy la diferencia de valores entre pollo brasileño y el producido localmente es de entre $ 13 y $ 14 por kilo, lo que representa para los infractores un negocio millonario. Cupra documentó que existen, por lo menos, siete marcas diferentes de pollos brasileños en el mercado -no solo carcasas enteras sino también presas de pollo-, pero igualmente se encontraron carcasas sin identificación de origen, abarcando pollos en mal estado, lo que genera un grave riesgo sanitario para la población.
El secretario de Cupra, Carlos Steiner dijo días atrás a El País que la meta del trabajo es frenar el daño que el ingreso ilegal de pollos desde Brasil le está causando a las empresas avícolas instaladas y colaborar con el gobierno, aportando datos y documentos concretos que permitan mayores y mejores controles. Cupra también apunta a preservar el trabajo de más de 300 productores familiares dedicados a la crianza de pollos a façon, sector que genera trabajo en forma directa a más de 1.000 personas en el interior del país. Los façoneros apoyan las acciones porque también son afectados.

Rurales EL PAIS