Carnes

Acuerdo del Pacífico hace que Uruguay encare otros desafíos

Frigoríficos piden mantener competitividad.

Carne

Carnes. En varios destinos, los cortes uruguayos compiten con las producidas por EE.UU. y Australia.

 

Pablo Antúnez.
Tras la firma del Acuerdo Transpacífico (TPP), el vicepresidente de Frigorífico “San Jacinto”, Gastón Scayola, reconoció que “Uruguay no debe dejar pasar las oportunidades, porque necesita seguir siendo competitivo”. Al igual que le sucederá a Brasil, los productos agropecuarios uruguayos pueden perder espacio en el mercado internacional tras la firma del acuerdo, donde son 12 los países firmantes: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam.
Esos países representan el 40% de la economía mundial y más de 800 millones de habitantes que son potenciales consumidores para productos clave como la carne, los lácteos y los granos.
El acuerdo comprende no sólo una reducción fiscal, sino también la creación de nuevas reglas comerciales en temas que todavía la Organización Mundial del Comercio (OMC) no contempla, promoviendo una mejora en los padrones sanitarios y fitosanitarios, así como también en los ambientales, dentro de otros puntos relevantes dentro de la agenda económica mundial.
En el rubro cárnico existe una fuerte competencia en algunos mercados potenciales como China con Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos -fuertes productores de carne-, países que ahora mejorarán los aranceles y pueden complicar más la competencia de las carnes bovinas uruguayas.
Scayola dijo a El País que ahora que el TPP se firmó, a Uruguay “le quedan algunos deberes por hacer, como acercarse más a la Unión Europea y no dejar pasar las oportunidades que se presenten”, en una clara alusión al acuerdo entre el Mercosur y el viejo continente que, de concretarse, resultará fundamental para las carnes y otros rubros agropecuarios.
Según la visión de la industria frigorífica, firmar el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea no sólo permitirá una rebaja arancelaria para las carnes uruguayas -a ese mercado van los cortes más valiosos-sino también ganar espacio en nuevos nichos de alto potencial que posibilitarán un incremento de las ventas.
Incluso Brasil va por el mismo camino y su ministra de Agricultura, Katia Abreu, le dijo a El País hace unos meses que era muy optimista en que el acuerdo entre ambos bloques se concretara, porque el Mercosur estaba en una inmejorable posición para lanzar sus ofertas, por lo que todo quedaba en manos de la Unión Europea.

EXPECTATIVA.

Los signatarios del TPP ya están festejando.
El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, sostuvo que el tratado le dará a los exportadores neocelandeses más mercados y mejores condiciones para vender sus productos.
El gobierno neocelandés trabajó durante 25 años buscando firmar el TPP. Según declaraciones publicadas por el portal MilkPoint, Key recordó que el acuerdo eliminará tarifas sobre el 93% de las exportaciones de Nueva Zelanda en mercados como Japón, Canadá, México, Estados Unidos o Perú. “No se eliminarán todas las tarifas para los lácteos, pero fue un acuerdo muy bueno para Nueva Zelanda”.
A la vez, las autoridades de Nueva Zelanda están negociando la posibilidad de concretar acuerdos comerciales con otros países, además de buscar alternativas para cerrar un acuerdo comercial en el corto plazo con la Unión Europea.
Por su parte, la Asociación de Compañías Lácteas de Nueva Zelanda negó que la firma del TPP traiga beneficios para el sector. “El mercado mundial de lácteos siempre fue uno de los más protegidos del mundo”, recordó el presidente de la institución, Malcolm Bailey.
Sin embargo, reconoció que “la mayor apertura de mercados será fundamental para ayudar a la volatilidad de los precios en el mercado mundial de lácteos y el TPP tiene algunas mejoras útiles”.
En lácteos, China es un mercado muy importante para Uruguay, especialmente para leche en polvo.

Rurales EL PAIS