Campos

Un año con mucha oferta y poca demanda en el mercado de campos

En el 2016 se llegó a un piso, y se hizo muy difícil colocar las unidades rurales en oferta.

Campos en Uruguay. Foto: archivo El País.

Campos en Uruguay. Foto: archivo El País.

El mercado de los campos está operando en un año “bisagra”, ya que anteriormente se contaba con una demanda importante de compra o arrendamiento de tierra, que se fue desacelerando para el 2015. Para Diego Perdomo, de Perdomo Negocios Inmobiliarios, en el 2016 “se llegó a un piso y se hizo muy difícil colocar las unidades rurales en oferta”, entonces, “en lugar de tener que salir a buscar personas que quisieran vender sus campo, tuvimos que salir a buscar compradores”.

“Sin prisa pero sin pausa”, dijo Perdomo en Valor Agregado en Carve, y agregó que, por todo lo anterior, este año hubo un ajuste de precio en torno al 23% promedio en el Este de la ruta 1, “donde están los suelos de mejor calidad”. Según el operador inmobiliario, estos ajustes permitieron encontrar compradores que estuvieran dispuestos a hacer negocios y a comprar de manera muy inteligente ya que esperaron el nuevo ciclo del mercado y “están haciendo valer su dinero al momento de las negociaciones. Eso generó que este año el viento estuviera más a favor de los compradores”.

En la empresa se categorizan tres tipos de campos, primero, el agrícola de intensidad, en el que este año se participó en un negocio de campo, que para el operador fue el que tiene el precio promedio hectárea más alto, arriba de los US$15.000, un establecimiento de más de 300 hectáreas en la zona de la ruta 1 y ruta 3.

Este precio “es el techo del mercado, creo que a nivel local, nacional e internacional”. Dentro de esta categoría también entran negocios en el entorno de los US$10.000/ha u US$11.000/ha, y excepciones de precio un poco por debajo de los US$10.000/ha. “La realidad es que los clientes valoran mucho la calidad de los suelos por la región en la que estamos”, expresó Perdomo.

En segundo lugar, se encuentra el agrícola promedio, que tiene un índice de productividad 120, 130 o 140. Según el operador, es el campo que tiene mayor cantidad de oferta, y antes eran los más demandados, “en su momento se pagaron entre US$8.000/ha u US$9.000/ha, y hoy hay que pensar en US$6.000 o US$6.500 como precios promedios”.

Perdomo indicó que con los resultados a la vista, en mayo, “se verá si se mueve este tipo de tierras en el mercado. Hoy estamos recibiendo ofertas y muy pocos interesados por este tipo de tierras”.

Por último, se encuentran los campos de perfil agricola-ganadero con índices de Coneat 100 o inferiores a 100. Estos tipos de campos han sido buscados en el 2016 por las personas que pasaron de cultivar soja a la ganadería. Perdomo confesó que “se han concretado algunos negocios porque es un valor que no disminuye excesivamente estaban en US$5.000 y bajaron a US$4.000”.

Escuche a Diego Perdomo:

Rurales EL PAIS