Caballos / Zafra de ovinos

Valdez hizo gran venta de Romney y Cuarto de Milla de Mailhos

Una gran venta de genética concretó en la noche del sábado escritorio José A. Valdez y Cía., en el clásico remate conjunto de los Romney de “Santander” y los Cuarto de Milla de “Matrera”, en el local Don Tito, en Tacuarembó.

 

En primer lugar, en un remate muy ágil, se vendieron 500 vientres Romney, con mucha demanda. En forma fluída, se dispersó la oferta hacia distintos puntos del país: Salto, Casupá en Florida, otro lote a Castilos.

Las ovejas hicieron promedio de US$ 79, con máximo de 86, borregas: US$ 88 y corderas: US$ 62. Además los carneros cotizaron: 380, 280 y 325 dólares.

“Quedamos muy conformes. No es una oferta común de Romney, pero el mercado los devoró y con valores por encima del mercado”, dijo luego Juan María Mailhos.

Y si fue buena la venta Romney, ni hablar de los caballos Cuarto de Milla con una rápida comercialización y también con valores destacados, con un promedio general de US$ 2.704.

El detalle, expresado en dólares fue: caballos mansos: 2.520, 1.440 y 1.822; yeguas mansas: 9.000, 2.700 y 4.252; yeguas de manada: 2.160, 990 y 1.500; potrancas: 2.880, 1.980 y 2.363 y potrillos: 1.800, 1.710 y 1.755.

“Quedamos sumamente conformes, fue una venta también muy ágil, a buenos promedios”, sostuvo Mailhos. Tanto, que consideró que “faltaron yeguas y caballos domados”. Según Pablo Camilo Valdez, “la gente valoró la doma y toda la oferta se dispersó con promedio sostenido del primero al último caballo”.

Hubo compradores de la zona, pero hasta gente de Maldonado por potrillos de carrera, un par se fueron para Argentina y el resto del norte.

El integrante de la centenaria firma de remates consideró que “fue un reconocimiento a 33 años de remates, al trabajo de todo el equipo de cabañas “Santander” y de “Matrera”.

Por su parte Juan María Mailhos reconoció la labor de la firma Valdez, “que se ha movido muy bien como siempre”.

El criador sostuvo que “empezar las cosas es fácil, continuar y mantenerlas es difícil, el personal que tenemos y la gente que nos acompaña lo ha hecho más fácil”.

Rurales EL PAIS