Caballos

“Las Rosas” fue la Mejor Cabaña Árabe del año 2015

Cultivar el arte de criar es el objetivo de Laetitia D’Arenberg.

Distinción. Laetitia D’Arenberg, con Roberto Serventi y Olivia Strauch recibieron el premio de El País. Foto: CMP Productions.

Pablo D. Mestre.
El 2015 fue un gran año para los caballos Árabes de Las Rosas. No sólo expuso el mejor padrillo (LR Forever Joy) y la mejor yegua (LR Alameda) del año, sino que fue elegida como Mejor Cabaña y Mejor Expositor de todo el año.
Y se da, en una continuidad de selección que llevó a la cabaña uruguaya a conquistar el campeonato mundial de la raza en el año 2014.
¿Cómo recuerda ese logro internacional, no sólo de Las Rosas, sino de todo el Uruguay?
Laetitia D’Arenberg: Todavía se me eriza la piel recordando el momento cuando el locutor del Salón du Cheval, en francés, anuncia que por primera vez en la historia, el Campeonato del Mundo de la raza Árabe iba para Uruguay…
El padrillo Excalibur EA, adquirido por Laetitia D’Arenberg y su equipo en Estados Unidos en el año 2012, logró el título Mundial en París. Fue una campaña perfecta que lo llevó a ganar los shows más importantes del mundo en el año 2014, alcanzando además la Triple Corona de la raza, por primera vez para Uruguay y Sudamérica.
Olivia Strauch: Este triunfo fue muy grande, porque a ese nivel, uno está compitiendo contra las mayores potencias del mundo que son los jeques Árabes. Rara vez, un propietario que no es Árabe gana esos títulos, y ni que hablar el Campeonato del Mundo. Contrario a lo que todos puedan pensar, no lo hicimos a fuerza de plata (en es claro que no podemos competir), sino bien “a la uruguaya”, con mucha pasión y empeño. Fue un sueño cumplido.
¿Por qué cree que no ha trascendido tanto dicho logro?
LD: Lamentablemente estas cosas no están tan difundidas como otras actividades o deportes. Es lógico, porque acá, en términos de deportes ecuestres son más populares las jineteadas, el raid, las pruebas funcionales y todas las disciplinas “de a caballo”, antes que los shows de belleza. El arte de criar es otra cosa, de repente hay que ser “medio loco” para meterse en esto…
¿Que harían en ese sentido para difundir la raza?
OS: Es importante que la gente sepa que un caballo Árabe es accesible para cualquier bolsillo. Nosotros en Las Rosas este año hicimos un gran esfuerzo por llegar a gente que no son criadores o que de repente ni siquiera tienen campo. El Árabe, por su docilidad e inteligencia, es estupendo para una primera experiencia con un caballo. Y tenemos ejemplos.
¿A qué se refiere?
OS: Por ejemplo, hace unos meses nos llamó una señora que es profesora en la UdelaR, y que su sueño siempre había sido tener un caballo Árabe. La invitamos a conocer la estancia y se fue con su potranca Árabe pura. Hoy la tiene en un club cerca de Montevideo donde la disfruta todos los fines de semana y está encantada.
¿Qué objetivo de cría tienen en Las Rosas Arabian?
LD: Apuntamos a la excelencia en la cría de caballos, pero hay un gran porcentaje de animales que no colman nuestras expectativas de calidad, si bien pueden ser excelentes para otros fines (enduro, paseo u otros deportes). Es por eso que para Las Rosas es un orgullo que nuestros caballos pasen a manos de otras personas que consigan explotar su potencial y que tengan éxito con ellos.
¿Cuáles son los planes para el futuro?
OS: Estamos totalmente concentrados en nuestro programa de cría. Mucho más importante que los premios, es el hecho de criar buenos caballos, eso es lo que verdaderamente nos moviliza. Como mencionaba la patrona (D’Arenberg), cultivar “el arte de criar” y que en algunos años podamos ver “LR´s” por todo el país y por todo el mundo. Otro de nuestros objetivos es contagiar esta pasión a otras personas.
¿Por qué no van a estar en la Expo en Punta del Este?
LD: El 2015 fue un año complicado en todo sentido, por eso es que los caballos son tan especiales, pues me hacen olvidar todos los problemas. Siempre agradezco a Roberto (Serventi, gerente de Las Rosas) y a Olivia (encargada de los Árabes) que hacen posible este gran proyecto, que pienso seguir apoyando y disfrutando siempre. Voy a cumplir un sueño de toda la vida de conocer India y otros países de Asia por lo que no podremos participar de la Expo, pero prometemos volver con todo en otoño.

 

Rurales EL PAIS