Caballos / investigación

Inauguraron block quirúrgico de elite para equinos

Pertenece a Facultad de Veterinaria y es el segundo del Uruguay.

Block quirurgico para equinos

Quirófano. Está a la par de los mejores que hay en Sudamérica.

Block quirurgico para equinos

Apertura. Soto, Cavestany y los docentes inauguraron la obra.

 

 

Pablo Antúnez.
El Centro Hospitalario de la Facultad de Veterinaria, inauguró su Block Quirúrgico de Equinos de última generación, dando un paso más para estar a la vanguardia en la sanidad animal. En Uruguay, a nivel público, sólo existen dos quirófanos con estas tecnologías, el que tiene el Servicio Veterinario y Remonta del Ejército (en su hospital veterinario) y el de la Facultad de Veterinaria.
El director del Centro Hospitalario de Facultad de Veterinaria, doctor Carlos Soto, dijo a El País que lo que se hizo es remodelar el quirófano para esta especie. “Hemos cambiado de lugar y mejorado el box de arribo, porque le incorporamos un polipasto (máquina movida por poleas) que traslada al animal por aire desde el box de arribo hasta la cama de cirugía”, adelantó. Por otro lado, la cama de cirugía “es una cama especial para caballos que importamos de Brasil. Es hidráulica, soporta hasta 1 tonelada y permite que el cirujano pueda abordar la cirugía de acuerdo con la altura, si es en los miembros o en el abdomen, sin la necesidad de estar agachado o en posiciones incómodas para trabajar”.
A la vez, el quirófano está compuesto por monitores de última generación y por luminaria altamente tecnificada que facilitarán el trabajo de los cirujanos. Soto agregó que la Facultad de Veterinaria atiende entre 150 y 200 cirugías de equinos. “Se hacen tanto en caballos de deporte (carrera, salto y polo), caballos de cabaña o de trabajo, incluídos los animales destinados a la tracción sanguínea, que son los que tienen más problemas y vienen con más frecuencia a la Facultad de Veterinaria”.
El director del Centro Hospitalario de la Casa de Estudios explicó que las cirugías no son gratuitas, porque “anestesiar un caballo tiene un costo de entre $6.000 y $7.000, luego hay que sumar toda la parte de antibióticos, sueros, suturas y el gas anestésico; tiene un costo importante. Lo que se hace es una labor social, porque los caballos de trabajo (los de los carritos) se operan con un costo mínimo, porque la Facultad absorbe algunos costos para poder salvarle la vida al animal y cumplir con un fin social”.
El doctor Soto, fiel a la profesión de sus amores, ratificó que la Facultad de Veterinaria y al equipo de cirujanos de su hospital “no nos importa si es un caballo de carrito o un caballo de carrera. Lo que importa es salvarle la vida al animal. Además nuestro fin es enseñar a los estudiantes lo que es la cirugía”.
El edificio de la Facultad de Veterinaria tiene más de 100 años de vida, “nos está costando muchísimo mantenerlo. A veces uno empieza a remodelar y se encuentra con que hay vías rotas, problemas con el gas, con el agua. Es un edificio que dio mucho a la sociedad y hoy está en el límite. Lo que se está gastando en mantenimiento es mucho más de lo que estamos invirtiendo en este quirófano”.

Orgullo.

Por su parte, el decano de Facultad de Veterinaria, Dr. Daniel Cavestany, dijo con orgullo a El País con es un quirófano de primer nivel mundial, “no tenemos nada que envidiarle a otras universidades”. Cavestany recordó que pertenece a la generación 1969 y en esos años se operaban los caballos en el pasto y sobrevivían muy pocos. “Nos queda la lástima de que no se pudo hacer en la Facultad nueva, pero los estudiantes lo van a poder seguir aprovechando y perfeccinándose”. Son muchos los veterinarios egresados de la Casa de Estudios y especializados en cirugía de equinos que hoy trabajan en los mejores centros del mundo como Dubai y otros países, mostrando que con dedicación se puede crecer.

Rurales EL PAIS