arroz

Entidad de Brasil hace campaña para reducción del área de arroz en el Mercosur

De acuerdo con Federarroz, es necesaria una disminución de 250 mil hectáreas para minimizar problemas de comercialización en la cosecha.

Foto: Fagner Almeida

La Federación de Asociaciones de Arroceiros de Rio Grande do Sul (Federarroz) está orientando a los productores de arroz para reducir el área de plantación de la cultura para este período. La medida, según la entidad, se debe a los actuales problemas de selectividad de crédito y comercialización enfrentados por los agricultores y que deberán ocurrir nuevamente el próximo año, especialmente por el alza de costos y reducción de precios pagados al productor no sólo en Brasil, sino también en Uruguay, Paraguay y Argentina. La estimación de la entidad es que para amenizar la situación de los arroceros en todo el Mercosur será necesario reducir al menos cerca de 250 mil hectáreas de cultivo.
El presidente de Federarroz, Henrique Dornelles, afirmó que la entidad está alertando a los productores de arroz de Brasil y países vecinos sobre los problemas a ser enfrentados por el sector el próximo año mediante presentación de diagnóstico. “La previsión es de precios no remuneradores en el primer semestre de 2018 y un segundo semestre tan apretado como lo que estamos viviendo este año, en función de la expectativa de aumento de las existencias de paso del Mercosur y el mercado internacional relativamente poco valorado”, destacó.
La previsión de Federarroz para caso no se adopte la medida por parte de los productores es que el sector entrará en una espiral muy negativa, similar a los años 2011 y 2012. “El indicador es que al final de la actual cosecha 2016/2017, se quedó en stock 1,4 millón de toneladas en Brasil. Si el área se mantiene, para el próximo período 2017/2018 deberá quedar el mismo volumen, pudiendo resultar en stock de paso superior a dos millones de toneladas, volumen extremadamente nocivo al sector productivo “, enfatizó Dornelles.
Federarroz aconseja a los productores que tengan claro y en mente las dificultades que se enfrentarán en el próximo período comercial, que podrían ser aún mayores dependiendo del volumen de la próxima cosecha. Según Dornelles, la entidad nuevamente alerta que ahora es el momento de negociar los arrendamientos de arroz, o incluso devolver al propietario áreas cuyo arrendamiento es superior al 10% del volumen neto de la cosecha, pues el sector no está teniendo la rentabilidad necesaria para siquiera cubrir los costes de producción. “Muchas cosas sólo compiten al productor, en la búsqueda de la rentabilidad adecuada”, subrayó.
Federarroz, junto con la Federación de Agricultura de Rio Grande do Sul (Farsul), deben convocar un encuentro para escuchar de la base los principales obstáculos en la orizicultura gaúcha y brasileña, ya partir de este debate formular propuesta para resolver pendencias históricas de la labranza creando una política agrícola específica para el sector. Las entidades recibieron el apoyo del Ministerio de Agricultura para el formato de este plan.
Según el director jurídico de Federarroz, Anderson Belloli, el objetivo es minimizar problemas enfrentados por los productores, como el endeudamiento del sector, en el que la entidad se propone a apoyar estos pleitos de los arroceros y que viene siendo capitaneado por parlamentarios en Brasilia. “Enfrentaremos este asunto apoyando incondicionalmente a los diputados federales que se propusieron llevar adelante este asunto”, resaltó.
Entre los puntos destacados para enfrentamiento está la alta tributación enfrentada por el sector arrocero, especialmente en la energía y combustibles. “La fiscalidad sobre el sector arrocero es muy alta, tenemos que afrontar esta cuestión como forma de minimizar costos y potenciar la sostenibilidad financiera del productor, ya que es fundamental para el desarrollo económico y social del país”, afirmó Belloli.
En base a artículo de Nestor Tipa Junior y Rejane Costa/AgroEffective
Rurales EL PAIS