arroz

Comenzaron cosechas y el arroz precisa mercados

Industria busca colocar lo que queda de la zafra pasada.

EXPORTACION  ARROZ

Las trillas de arroz recién comenzaron y aún es demasiado temprano para poder hablar de rendimientos, tanto en el norte, donde está un poquito más avanzada la cosecha, como en el este, donde se recién se levantan las primeras chacras.

El clima, principalmente durante el pasado mes de febrero, ayudó mucho a los cultivos en sus etapas finales —donde precisa calor y luminosidad—, por lo que los productores no abandonan la idea de volver a obtener buenos rendimientos.

“Los resultados de las primeras chacras son erráticas porque puede haber buenos rendimientos o regulares, pero en esta primera etapa se sabe que pueden aparecer algunos problemas en los rendimientos”, explicó a El País el vicepresidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Hernán Zorrilla. El directivo aclaró que por más que el clima ayudó bastante al cultivo, “se sabe que hay productores con problemas”, por eso aclaró que “es temprano para hablar de números y rindes”.

En esta zafra se plantaron unas 162.000 hectáreas con arroz, por lo que el cultivo perdió área frente al ejercicio agrícola anterior. En la zafra pasada se plantaron 170.714 hectáreas de arroz, con un rendimiento promedio 7.887 kilos por hectárea y una producción global de 1.345.685 toneladas del cereal.

La ventaja en esta zafra es que la suba del dólar está ayudando a los productores a bajar los costos —medidos en pesos se redujeron el equivalente a US$ 200 y US$ 300 por hectárea—, pero cabe recordar que eran de los más altos en la historia del cultivo.

La actual fue una zafra difícil dominada por un año Niño que generó que alrededor del 805 del cultivo se plantara fuera de las fechas óptimas. Muchos debieron esperar “ventanas de siembra” entre lluvia y lluvia para poder entrar a sembrar.

En cuanto a mercados para el cereal uruguayo, aún siguen las dificultades.

Pocos Negocios. El vicepresidente de la ACA recordó que se está cargando un segundo barco con arroz uruguayo para Colombia luego de abierto este mercado hace pocas semanas.

A su vez, la industria negocia la posibilidad de ingresar con arroz uruguayo en Irak, porque este país en sus licitaciones volvería a permitir el ingreso de arroces del Mercosur, cuando antes sólo permitía el ingreso del cereal producido en Estados Unidos.

En este mercado aún no hay negocios concretados, sólo la intensión de los molinos de presentarse a las licitaciones.

A nivel oficial, se continúa preparando la misión a Irán que se cumplirá el mes que viene y ahí la colocación de arroz uruguayo también está incluida entre las metas, al momento de incrementar el comercio de productos de origen agropecuario entre los dos países.

Este es un destino tradicional para los arroces uruguayos y los compradores conocen bien la seriedad de la industria y la calidad del producto.

Zorrilla reconoció también que hay posibilidades de colocar arroces uruguayos en Brasil —otro tradicional comprador—, pero aclaró que todo dependerá del tipo de cambio.

“Brasil con su tipo de cambio complica la exportación. Cuando el tipo de cambio en Brasil baja a 3,60 reales por dólar podría abrirse alguna ventana de ingreso de arroz, pero es muy fluctuante”, explicó el gremialista.

Brasil tiene un consumo muy elevado de arroz y precisará importar el cereal este año pero el gran tema es que el tipo de cambio permita que el negocio sea factible.

En cuanto a Venezuela, hay posibilidades de colocar unas 30.000 toneladas durante este mes, pero los molinos esperarán que primero aparezca el dinero para luego embarcar el producto, buscando evitar la incertidumbre que viven las empresas lácteas que colocaron leche en polvo y quesos en la nación bolivariana.

A diferencia de otros años, aún va quedando algo de arroz de la zafra pasada por colocar y eso dificulta que molinos y productores negocien el precio definitivo.

Rurales EL PAIS