Alimentación

Aspiran exportar semillas forrajeras hacia China

Desde Inase se destrabó el ingreso al mercado australiano.

Sequia en San Jose

Semillas. Hay mercados para exportar variedades forrajeras. Francisco Flores.

 

Pablo Antúnez.
Uruguay aspira colocar semillas de algunas especies forrajeras en China, si logran resolverse algunas trabas con las certificaciones, como sucedió recientemente con Australia.
El Instituto Nacional de Semillas (Inase) anunció ayer que el gobierno australiano, a través de su Departamento de Agricultura reconoció el Laboratorio de Calidad de Semillas del Inase y a partir de este mes, está permitido el ingreso de semillas forrajeras provenientes de Uruguay cuando los análisis son realizados por el instituto.
Según confirmó a El País el gerente del Inase, Daniel Bayce, el organismo que es el rector de la política de semillas en el país, impulsa en estos momentos “algunas gestiones con China por semillas forrajeras y con Brasil, buscando resolver varias cosas”.
Con Brasil “tenemos algunos problemas de reconocimiento de análisis; el mismo problema que teníamos con Australia”, explicó Bayce.
Las gestiones, en todos los casos, tienen una instancia técnica que pueden ser más rápidas de solucionar y una instancia política, que es cuando se toma la resolución de habilitar el ingreso y luego se hace efectiva la apertura.
Ayer el Inase anunció que como parte del proceso de evaluación, el gobierno australiano consideró el nivel de consistencia entre los certificados naranjas de la International Seed Testing Association (ISTA) expedidos por el instituto uruguayo y los emitidos por laboratorios de semillas aprobados por el Departamento de Agricultura de Australia.
Los resultados de esta evaluación permitieron este reconocimiento otorgado a muy pocos países. En definitiva se facilita el proceso de exportación de algunas semillas forrajeras uruguayas hacia Australia.
“El reconocimiento del laboratorio de análisis de Inase brinda la garantía de que cuando se manda algo desde aquí ya está aceptado previamente y no hay que esperar a que llegue y analicen el envío, con el peligro de que lo manden de nuevo”, explicó ayer Bayce.
El jerarca adelantó que “no es habitual la exportación de semillas forrajeras uruguayas hacia Australia y uno de los problemas era resolver la traba mencionada. Ahora, hay que ir mirando los posibles destinos que tiene Uruguay para sus productos e ir tratando de solucionar los problemas comerciales en esos lugares”.
“Si el problema es una estrategia como en el caso de Australia, vamos por ahí y si hay barreras de otro tipo, estamos siempre atentos al pedido de las empresas a los efectos de solucionarlos”, agregó Bayce.
Uruguay tiene algunas variedades de forrajeras que pueden ser muy bien adaptadas por otros países que también se dedican a la producción de carne, leche y proteína animal.

Rurales EL PAIS