Agricultura / Economía / Empresas

UAG vendió varios de los campos pero no deja agricultura

También desafectó personal porque achica su negocio.

CULTIVOS DE  SOJA

Soja. El País.

Pablo Antúnez.

El Union Agriculture Group (UAG) seguirá en el negocio agrícola, por más que ha vendido casi la mitad de los campos que había incorporado en 2014 tras la compra de la empresa El Tejar y más allá de la reducción de parte del personal que había absorbido en ese negocio.

En el marco de una inversión cercana a US$ 200 millones, UAG se convirtió el mayor productor de granos, incorporando 32.000 hectáreas y tomando en régimen de arrendamiento otras 35.000 hectáreas. El acuerdo implicó la incorporación de 67.000 hectáreas que trabajaba El Tejar en Uruguay con agricultura de secano.

Ayer el gerente general y director de UAG, Oscar Costa, confirmó a El País que más allá que la empresa se está replanteando el negocio en su totalidad, seguirá produciendo, derribando así algunos rumores que se expandieron en el sector agropecuario como reguero de pólvora.

El grupo conformado por inversores uruguayos, canadienses y estadounidenses, entre otros, ocupaba unas 170.000 hectáreas con ganadería -tanto ovina como vacuna- lechería y agricultura de secano y arroz. En este último rubro también posee el 36% de la empresa Agroindustrial Casarone, en el marco de una estrategia para darle mayor valor agregado a su arroz.

Hoy al igual que el resto de los productores, con una lechería destrozada, costos altos y precios deprimidos, con una soja que supera apenas los US$ 300 por tonelada, UAG vive una situación complicada.

“Estamos vendiendo algunos campos, haciendo algunos ajustes importantes, pero no vamos a abandonar el negocio”, ratificó tajante Costa. Entre esos ajuste se encuentran algunos despidos y el envío al seguro de paro, desde hace algunas semanas, de personal que antes formaba parte de El Tejar.

En cuanto a la venta de campos, según información recabada por El País lleva vendidos unos 9 campos que estarían representando alrededor del 50% de las 32.000 hectáreas que se habían incorporado con el negocio de El Tejar. Esos campos habían sido adquiridos en 2014 con una soja que valía US$ 500 por tonelada y hoy el precio apenas supera US$ 300 por tonelada, por lo que se estaba dificultando el repago.

UAG es un fuerte jugador agrícola y el año pasado plantó 50.000 hectáreas de soja, además de 6.000 hectáreas de arroz.

Rurales EL PAIS