Agricultura

Trigo y cebada perderán área por el exceso hídrico

Hay áreas que se resembraron, no nacerán y se abandonan.

cebada2

Trigo y cebada perderán área por el exceso hídrico

Pablo Antúnez.

Además de la caída de área que aún no está cuantificada, como consecuencia de la baja de los precios internacionales, se perderá una parte del trigo implantado en algunas zonas -principalmente en el sur de Colonia y San José-, incluyéndose parte de chacras que fueron resembradas.

Según dijo a El País el Ing. Agr. Carlos Dalmás, asesor privado, la zona más complicada es el sur de Colonia. “Hay muchas chacras que tuvieron una mala implantación y van a quedar con una baja cantidad de plantas. Generalmente son zonas bajas y desagües de los campos donde el cultivo no va a nacer bien. En general será entre 10% y 15% del área”, dijo Dalmás.

En la otra vereda, de las chacras que hubo que resembrar, algunas están en buenas condiciones y en otras los técnicos saben que hay un porcentaje de lo resembrado que no nacerá, principalmente en aquellos casos de áreas que se plantaron al final del ciclo de cultivo. En esos casos, es probable que los productores no sigan esos cultivos y no gasten dinero en ellos.

En parte de Colonia y San José, el exceso de lluvias también provocó algunas pérdidas en cebada, que es el cultivo que más sufre el exceso hídrico. El cultivo que ya nació está del otro lado, aunque hay áreas “amarillas que reflejan la falta de oxígeno en el suelo”.

En la zafra 2014/15, el cultivo de trigo abarcó alrededor de 523.000 hectáreas y la cebada 99.500 hectáreas, según datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Soja. A su vez, todavía es muy pronto para estimar el área de soja que sembrará este año, pero los productores vienen muy entusiasmados, porque es el cultivo que sigue pagando las cuentas en la agricultura.

Dalmás dijo que hay gente que ya se está preparando para la siembra. “Incluso en las áreas de invierno que quedaron mal implantadas ya se está pensando en una soja y no gastarle demasiado a un cultivo de invierno que no tiene números tentadores”, dijo el asesor privado.

El precio de la soja bajó en estos días, pero todavía falta mucho y con el valor por tonelada que tiene hoy, no es un negocio brillante, pero continúa salvando las cuentas.

Rurales EL PAIS