Agricultura

Tras el reporte USDA, los granos cerraron sin cambios en Chicago

Chicago cerró con variaciones mínimas, en un día en donde el último reporte mensual USDA de 2015, de oferta y demanda interna y mundial prácticamente no tuvo cambios respecto a lo esperado por el mercado.

unnamed

La soja directamente cerró exactamente en los mismos valores de la víspera, mientras que el maíz también, ya que se compensaron las posiciones que retrocedieron con las que avanzaron, todas mínimamente, mientras el trigo fue el único que consiguió avances algo más respetables.

El dólar operó levemente abajo, transfiriéndole la firmeza al oro y al crudo, los que consiguieron rebotes de los desplomes recientes. El afloje del billete verde permitió compensar el efecto del reporte USDA de este mediodía, con lo que los granos apenas se movieron.

En el reporte, el USDA recortó los cálculos de exportaciones de maíz, aumentando consecuentemente los inventarios finales. Para la soja, mantuvo sin cambios los niveles de stocks finales, contrariamente a lo que algunas fuentes de la industria de molienda estadounidense esperaban.

Con el USDA ya en el retrovisor, es crítico conocer los datos de compromisos de exportación cerradas durante la pasada semana, a ser divulgados este jueves, lo que daría la pauta de si atrás de los aumentos de precios, por interés comprador, estuvo la demanda real o solamente la de las pantallas electrónicas.

El maíz, casi que ni se movió, pese a que previo de la sesión diurna, estuvo un poco más arriba, con compras sostenidas durante la noche, tras los avances del diurno este martes. Este miércoles temprano conocieron los datos sobre la producción semanal de etanol, alcanzando 993 mil barriles, lo que significó un aumento en el promedio diario. Sin embargo, los inventarios cayeron levemente respecto a la semana previa.

La soja quedó en tablas, viendo ganancias tras el comienzo de la operativa en Europa, que fue perdiendo impulso debido a toma de ganancias. Los compromisos de exportación cerrados, así como los embarques cumplidos se mantienen por debajo de un año atrás, pese a lo que en las últimas semanas ha venido recuperando terreno aceleradamente. Los datos de molienda también se muestran sólidos. Conclusión: hay demanda, pero también hay (mucho más) oferta.

El trigo subió, pese a que más temprano lo hizo más fuerte, mientras el pronóstico de ventas anuales es el menor de las últimas décadas, pese a lo que los embarques efectivos se quedan cortos respecto a los cálculos. La debilidad del dólar le abre la cancha al avance circunstancial del cereal de invierno.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS