Agricultura

Subas generalizadas para los granos en Chicago; la soja logró máximos

La harina saltó este miércoles y, con ella el resto del complejo sojero y casi que todo el agrícola también, en un día en donde los fondos volvieron a entrar, después de exprimir a los contratos durante los dos primeros días de la semana. La soja cerró en máximos de casi dos años en los contratos de vencimientos más inmediatos.

image

Es evidente la firmeza que muestra el mercado en EEUU, con demoras en la logística argentina y avances dentro de lo previsto por parte de los Farmers en EEUU, pese al mal tiempo y con el parque de maquinaria más impresionante que puede haber. De hecho, el maíz completó durante la última semana, en donde se alternaron lluvias, un poco más de 4 millones de hectáreas en siete días, lo que da casi 600 mil hás diarias. La soja avanzó igualmente durante la última semana un 20% del área de intención, lo que en términos absolutos equivale a cerca de 6,6 millones de hás, prácticamente 1 millón de hás diarias.

Pese a estos avances, se mantienen algunos bolsones de demoras en los extremos oeste y este del Medio Oeste, lo que da pie a los inversores a redoblar sus apuestas sobre una demanda que empujaría cada vez más sobre inventarios cada vez menores, parte por menores aumentos de los esperados en la superficie de siembra (hasta el momento) y parte explicado por esta propia demanda adicional. La probabilidad de que se instale el año Niña hasta el momento es sólo eso, pero Chicago es famoso por comprar el rumor y vender el hecho, lo que explica a un mercado que siempre se construye en base a expectativas.

Así las cosas, el maíz subió fuerte, empujado claramente por el complejo oleaginoso, además de lluvias que demoran nuevamente el tramo final de la siembra del cereal, aunque por lo comentado anteriormente ya se sabe cuál es la capacidad de recuperación para volver a ponerse a tiro.

El trigo cerró arriba, afirmado también en el resto del mercado agrícola, a lo que se suman las preocupaciones por las lluvias persistentes en el Medio Oeste y las planicies trigueras, las que son cada vez más severas, en momentos clave de inicio de madurez fisiológica, con los cultivos sensibles a cualquier cambio que pueda afectar las calidades sobretodo.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS