Agricultura

Sojeros pierden US$ 12 por tonelada por protocolo

El firmado con China les implica eso e incluso más, dicen.

Soja.

La cosecha de soja se perfilaba con muy buenos rendimientos a efectos del beneficioso clima experimentado en verano y las expectativas de los productores eran altas; sin embargo, “20 días antes de la cosecha” se firmó un nuevo protocolo sanitario con China que provocó “incertidumbre en el mercado”, por consiguiente, “baja de precios”, aseguró Gabriel Carballal.

El productor agrícola de Soriano contó a El País que el acuerdo firmado entre ambos países, —que incrementa la cantidad de malezas prohibidas a nivel de semillas, plagas y hongos—, “ha generado un aumento de las primas de US$ 12 por tonelada frente a los países del Mercosur y no hay dudas que está cien por ciento relacionado”.

A esto, Carballal explicó que se le debe sumar los costos de servicios que el productor debe pagar en las plantas. “Hoy las empresas ven cualquier cosa atípica en una muestra y automáticamente lo mandan a prelimpieza”, por tanto, “más de la mitad de la soja se le hace el proceso sin consultar para cubrirse de no ser rechazados en China”, contó.

Señaló que el trabajo en el silo es de US$ 6 a US$ 8 por tonelada, por lo cual, el productor está pagando aproximadamente US$ 20 más frente al año pasado. Carballal dijo que “en 3.000 kilos de soja por hectárea, que van a rendir los campos este año, el productor tiene US$ 60 menos en su bolsillo”.

“No se ha hecho más revuelo porque son rindes muy buenos y estamos obligados a trabajar para que salgan las cosas”, pero el año pasado “era la diferencia de tener ganancia o perder plata”, destacó el productor, quien además aseguró que “todo hubiese sido más fácil si el acuerdo se informaba con tiempo”.

Carballal dijo que en algunas chacras “hice glifosato precosecha 45 días previos a la trilla sin conocer el protocolo y llegué con 100% de limpieza. En otro tipo de chacras estoy teniendo problemas de malezas cuarentenarias”, señaló.

Haciendo números, “la aplicación del glifosato me costó US$ 30 por hectárea” y por el nuevo protocolo “pierdo US$ 60; hubiera cubierto toda el área encantado de la vida”, explicó el productor.

“Si lo hacía en la mitad del área me quedaba la aplicación gratis, son detalles que nos damos cuenta ahora pero importan y complican al completar la ecuación”, cuestionó.

Actualmente, “hay poco para hacer salvo que vayas caminando en las chacras adelante de la cosechadora arrancando las malezas con las manos. Hoy razonable no hay nada, siempre la ecuación es perder-perder”, comentó el productor.

Para el presidente de la Asociación Agropecuaria de Dolores, Juan Ángel De la Fuente, el principal problema “es que los errores se vuelven a pagar desde el bolsillo del productor” en una zafra que “nos permitía dar un salto y cumplir con los compromisos”.

De la Fuente señaló al programa Valor Agregado en Carve que en la reunión mantenida hace algunas semanas con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, y empresas exportadoras, “aseguraron que el protocolo sería una ventaja a largo plazo, pero hoy la realidad es que le están faltando unos dólares en el bolsillo del productor”.

Rurales EL PAIS