Agricultura

“Si no se ajustan las rentas y los costos, va a ser difícil el futuro agrícola”

El Ing. Agr. Gonzalo Mestre Sorondo realizó un análisis de la coyuntura de la agropecuaria en el departamento de Cerro Largo y en la zona Noreste del país. Según el director de la firma Ibarlucea & Mestre es momento de analizar alternativas y variables con los productores para proyectar los negocios. Para ello consideró que “si no hay ajuste en las rentas, el futuro para el sector agrícola, y especialmente para la soja, va a ser muy difícil”. Pero además dijo que es imperioso que se logren ajustes en otros costos, como fletes y combustibles, “para poder continuar con el ritmo expansivo que tenía el cultivo de soja en el país y principalmente en esta zona”. En cuanto a la ganadería, el Ing. Mestre consideró que es el único rubro “que aparentemente, a mediano plazo, puede volver a los valores de hace unos meses”.

 

mestre

Ing. Agr. Gonzalo Mestre Sorondo

 

– ¿Qué conclusiones sacó finalizadas las cosechas de arroz y soja en esta zona del país?

En lo que tiene que ver con los rendimientos, el clima jugó a favor del arroz y en contra de la soja. En el caso del cereal, en el período de maduración de los cultivos el clima fue muy benevolente, con una sequía que fue buena para los rendimientos que se obtuvieron. Al tener el riego controlado, los días más luminosos jugaron a favor en el llenado de granos, que lograron un mayor peso lo que redundó obviamente en más kilos por hectárea.

Para la soja ocurrió exactamente lo contrario, con distintas variantes en función de las zonas, pero con una depresión general en el potencial de rendimiento de los cultivos.

– ¿Se pueden estimar algunas cifras de esos rendimientos de soja?

De acuerdo con datos de los productores vinculados a nuestra empresa, están en el entorno de los 1.500 a 1.800 k/há., lo que los sitúa muy por debajo de los potenciales, y los obtenidos en años anteriores.

Eso es un golpe muy grande para el rubro, aunado a un año de difícil comercialización, con precios muy deprimidos con respecto a los del año pasado. Esto se debe a distintos factores; en primer lugar una caída en los precios internacionales, lo que para Uruguay que es un país tomador de precios en los distintos cultivos, el hecho de que la soja cotice en bolsa, lo hace muy dependiente de los mercados internacionales. Además en la comarca ha habido muy buenas cosechas tanto en Argentina como en Brasil; en EE.UU. la cosecha se venía desarrollando con muy buenas perspectivas hasta hace unos días donde se registraron algunos factores climáticos adversos, con un área importante con riesgo de inundaciones, aunque eso aún hasta el momento no ha repercutido de manera importante en el mercado.

A esto debemos sumarle que se existe alguna dificultad con algunos operadores para cobrar el producto debido a algunos requisitos que se implementaron en esta zafra, que han enlentecido el cobro de algunas cosechas, lo que marca la pauta que debe haber un reacomodamiento para el futuro con algunas medidas que están al alcance del productor, y otras que dependen de otras entidades.

 

– ¿Cómo sigue la actividad agrícola?

En este momento se están estudiando números con los productores, analizando alternativas y variables que se puedan ajustar, proyectando, y tratando de en un breve plazo entrar en el momento de la toma de decisiones.

Todos estamos tratando de hacer números, barajando alternativas tanto agronómicas como económicas, para que lo que se vaya a hacer se haga sobre seguro, y con reales posibilidades de obtener, a los precios que manejamos hoy, la rentabilidad que necesita cada agricultor para poder subsistir.

– ¿Cómo se ve desde la agricultura esta vuelta a la ganadería?

La ganadería es el único rubro que aparentemente a mediano plazo puede volver a los valores de hace unos meses, lo que significa un aliciente por un lado para el país, pero que va en detrimento del agricultor, ya que al valer más el ganado, las rentas ven reflejadas esos valores, y en la competencia por área ese aumento se refleja en las rentas agrícolas.

  • Es necesario entonces que hayan ajustes en las rentas…

Es que si no hay ajuste en las rentas, tanto como en otros rubros, el futuro para el sector agrícola, y especialmente para la soja, va a ser muy difícil. Es imperioso que haya ajustes tanto en las rentas, fletes, combustibles, para poder continuar con el ritmo expansivo que tenía el cultivo en el país y principalmente en esta zona.

– ¿Cómo afecta el Plan de Uso de Suelos para la próxima zafra?

Para el agricultor que es dueño de la tierra es ideal la rotación agrícola con verdeos y pasturas. Cuando el productor es arrendatario tiene que entrar en una simbiosis con el dueño del campo para que el beneficio sea mutuo. El Plan de Uso de Suelos ayuda a que eso se produzca, y esperemos que sirva como un aliciente para que el rubro soja no pierda tanta área como la que se está estimando.

Producción: Agroynegocios.tv

Rurales EL PAIS