Agricultura

Se demora la descarga de soja uruguaya en China

Es el primer barco enviado bajo nuevo protocolo sanitario.

Pablo Antúnez.
El primer barco con soja uruguaya incluida dentro del nuevo protocolo sanitario suscrito con China ya arribó a destino y la descarga sigue demorada, confirmó ayer a El País el director de los Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Federico Montes.
Tanto productores como empresas exportadoras están expectantes esperando la descarga de este embarque, tras cumplir el protocolo a rajatabla para evitar la presencia de las malezas cuarentenarias -como sorgo de Alepo- que abarcan el acuerdo fitosanitario. La demora se debe a que los puertos de China están saturados de barcos, en el marco de un comercio de alimentos crecientes con todo el mundo. Incluso la descarga podría alargarse hasta la próxima semana.
“Se han hecho las cosas muy bien. El protocolo demoró un poco la logística de recibo de la soja, porque hubo muchos rechazos de mercadería presentada para carga y maquinada que hubo que mandar para atrás, volver a maquinar ese grano y representarlo a carga”, afirmó el director de Fadisol S.A., Carlos Foderé a El País.
El empresario confirmó que el nuevo protocolo y el cuidado que hay que tener para evitar cualquier incidente con el principal importador mundial de la oleaginosa, provocó que los embarques “estén demorados”, pero aseguró que de todos modos “se vienen haciendo. Todos esperemos que no surjan problemas en el recibo de la soja” en China.
La puesta en práctica de este protocolo generó críticas de los exportadores por considerar que encareció los costos de producción. Esas críticas generaron que el titular del MGAP, Tabaré Aguerre, explicara que “si no hay protocolo”, las autoridades sanitarias de China “aplican el Decreto 177 y con ese decreto, si hay un problema, unilateralmente, China decide qué hace con el país que presentó el problema en el embarque. Con el protocolo sanitario, en el artículo 10, se establece claramente la existencia de un ámbito para la solución de controversias”, explicó.
En mayo, según los datos de Uruguay XXI, China fue el principal destino de la oleaginosa con compras por US$ 164 millones, lo que representó el 72% de las ventas totales.

INVIERNO. En cuanto a los cultivos de invierno, el clima mantiene abierta la última ventana para las siembras de trigo y cebada. En el primero de los casos, prácticamente está todo sembrado y los operadores coinciden en que el área volverá a caer respecto al año pasado. “Los precios no estimulan para nada al productor para que aumente el área”, afirmó Foderé, pero además destacó que “se precisan 4.000 kilos por hectárea para poder cubrir los costos de producción”.
Foderé explicó que el problema “es que el dólar bajó y hay componentes que subieron, como costo de vida, mano de obra e impuestos. Los insumos bajaron pero al caer el tipo de cambio desfavorece el costo final de la siembra de trigo”.
A su vez, la siembra de cebada está muy adelantada y para las áreas que pueden estar quedando se está en una fecha óptima. También finalizaron las siembras de colza, oleaginosa de invierno que crece.

Rurales EL PAIS