Agricultura

Protocolo sanitario con China no afectó las exportaciones de soja

Uruguay exportó más volumen frente a otros años y con mayor valor FOB.

Soja.

Pablo Antúnez

La cadena sojera uruguaya exportó un volumen mayor de la oleaginosa a China, en el marco de una zafra con mayor volumen y rendimientos récord.

La producción de la última zafra alcanzó 3.338.000 de toneladas, en el marco de un área de 1.103.000 hectáreas plantadas—741.000 hectáreas corresponden a soja de primera y 362.000  hectáreas a soja de segunda—, según los datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP).

A su vez, el rendimiento promedio de la zafra 2016/17 fue de “3.026 kilogramos por hectárea, lo que representa un incremento del 56% con relación a la zafra anterior, en la que se obtuvieron 1.937 kilogramos por hectárea, constituyéndose en el máximo rendimiento registrado en nuestro país”. Los 3.338.000 toneladas representaron un volumen 51%  mayor frente al año agrícola 2015/16.

El nuevo protocolo sanitario firmado entre ambos países, cuestionado por los exportadores y productores por elevar los costos ante la necesidad de un mayor maquinado del producto para evitar la presencia de malezas cuarentenarias, no afectó ni los volúmenes, ni los precios de exportación a China.

Ayer, en la sede del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el director de los Servicios Agrícolas, Federico Montes y Gonzalo Souto, técnico de la Oficina de Programación y Política Agropecuario (Opypa), presentaron a los exportadores un análisis detallado de las exportaciones sojeras uruguayas, demostrando que el protocolo no tuvo incidencias negativas sobre la zafra.

Una de las preocupaciones de la cadena sojera a comienzos de la zafra era ver cómo las nuevas exigencias podían afectar el precio de exportación. Incluso, se hablaba de tomar una cobertura que permitiera al exportador resarcirse  frente a la aparición de un problema en un embarque cuando llegara a los puertos chinos.

Gonzalo  Souto, experto de Opypa recordó que “se exportó sin dificultad y desde el punto de vista cuantitativo el protocolo no afectó, ni se generó ninguna dificultad”. Los exportadores extremaron los cuidados frente a las mayores exigencias e incluso, algunos embarques debieron ser remaquinados previo a la carga. “Aproximadamente un tercio de la zafra, que serían 1,2 millones de toneladas, pasó por pre limpieza (el 42% del grano)”, cuando en años anteriores se abarcaba el 25% de la zafra (el volumen maquinado subió 17%), según los datos presentados por Opypa.

En cuanto al precio de exportación, tampoco se vio afectado por las nuevas exigencias sanitarias. El análisis de Opypa concluyó que “se exportó al mismo precio FOB que Argentina”, no mostrando cambios frente a las zafras anteriores. El precio de exportación FOB de Uruguay  en China fue US$ 367 por tonelada y el precio general fue US$ 369 por tonelada. “No hay evidencia de que ese indicador haya cambiado respecto a los años anteriores”, remarcó Souto.

La cadena sojera uruguaya exportó hacia China un total de 96 barcos de los cuales 11 salieron del Puerto de Montevideo, 47 desde Nueva Palmira y 19 desde ambos puertos.

También existía la duda de que las nuevas exigencias provocaran un mayor descuento entre precio FOB (libre a bordo, puerto de carga convenido) y valor FAS (franco al costado del buque, puerto de carga convenido). En este sentido, Souto aseguró que lo que se encontró tras analizar la información en Opypa fue que “la diferencia entre ambos es parecida al promedio de los últimos cinco años”. La diferencia entre ambos (medida a octubre de 2017) es de US$ 34 por tonelada y el promedio desde 2013 a 2017 fue US$ 35 por tonelada.

Incluso, la diferencia entre ambos precios frente a Argentina es superior en caso de Uruguay. En 2017, Argentina tiene una diferencia entre valores FOB y FAS de US$ 14 por tonelada, Brasil de US$ 18 por tonelada y en caso de Uruguay es US$ 34 por tonelada, según el estudio de Opypa.

Rurales EL PAIS