Agricultura / Clima

Pérdidas superiores a US$ 60 millones por inundaciones en campos argentinos

Hay 59.200 hectáreas agrícolas bajo agua, según la Bolsa de Cereales provincial; prevén que se incrementen las hectáreas afectadas.

Inundaciones en Argentina. Foto archivo de La Nación - GDA.

Inundaciones en Argentina. Foto archivo de La Nación – GDA.

La Nación – GDA | Hay, al menos, unas 59.200 hectáreas agrícolas de esta provincia bajo el agua de acuerdo con el relevamiento satelital de la Bolsa de Cereales de Córdoba. En ese panorama, hasta fines de septiembre pasado, las pérdidas por la menor superficie implantada ascienden a los 60 millones de dólares. En octubre las lluvias complicaron aún más la situación.

César Alonso, responsable del Departamento de Información Agroeconómica de la Bolsa, explicó que si bien esa superficie representa menos del 1% del total del área agrícola de Córdoba (calculada en ocho millones de hectáreas), la producción que no se pudo hacer está valuada en 60 millones de dólares.

El monto se obtiene al replicar la ecuación histórica de siembra estipulada en 80% soja y 20% de maíz. La cifra -se descuenta- crecerá por las lluvias de octubre que terminaron de saturar los suelos.

Hay regiones mucho más afectadas que otras. Unión, en el sudeste, registra el 2,6% del total de su superficie agrícola anegada, porcentaje que representa un incremento de 450% respecto de la cantidad de hectáreas inutilizadas por el exceso hídrico en agosto de 2014. Son entre 16 mil y 18 mil hectáreas.

Otro de los inconvenientes que surgen con las precipitaciones en exceso es la salinidad, que genera pérdidas “no sólo de superficies sino de calidad de la cosecha”, según Silvina Fiant, técnica de la Bolsa

A partir de las fotos satelitales se desprende que 0,31% de la superficie agrícola del departamento Roque Sáenz Peña (también en el sudeste), está afectada por la salinidad. En Juárez Celman (centro sur) llega a 0,21% y, en General San Martín, San Justo y Río Cuarto, a 0,13% del área para cada departamento.

Eduardo Martellotto, director regional del INTA Córdoba, evaluó que, con todo, “son más las ventajas que las afectaciones” las que presenta esta campaña. “Si no hubiera habido problemas para levantar las cosechas de maíz y maní, si los caminos no se hubieran anegado por las lluvias, en vez de haberse sembrado 1,2 millones de hectáreas de trigo se habrían sembrado 1,8 millón y habría sido récord”.

Trigo. La Bolsa adelantó que el rendimiento promedio de trigo oscila 28 quintales por hectárea y se podría esperar una cosecha final de tres millones de toneladas en la provincia.

El rendimiento se deberá al incremento en la fertilización del suelo (en 2015 se fertilizó 46% de la superficie agrícola, en tanto que este año se aplicó fertilizantes en el 68% del área) y a los mejores perfiles hídricos de los suelos, de la mano de las mayores precipitaciones.

Fiant indicó que este año se fertilizaron 423.000 hectáreas, ya que el 97% de los productores decidió sembrar para obtener trigo de mejor calidad.

Rurales EL PAIS