Agricultura / Internacionales

Monsanto puede concretar acuerdo en Argentina

Pago de regalías para sojas transgénicas genera más polémica.

CULTIVOS DE  SOJA

La Argentina y el gigante de los negocios agrícolas Monsanto están a punto de alcanzar un acuerdo sobre las revisiones de cargamentos de soja para buscar semillas cuyas regalías no se hayan pagado, dijo esta semana a Reuters un funcionario del gobierno argentino.

Una portavoz de la empresa sostuvo que continúa el diálogo. Las autoridades argentinas estudian el método que propuso Monsanto para analizar semillas e identificar granos de su tecnología patentada que fueron comprados en el mercado marginal sin pagar regalías por propiedad intelectual. En cambio, se mantiene la gratuidad del uso de semillas de segunda generación, algo que habilita la ley argentina.

“Es casi imposible que no se alcance el acuerdo”, aseguró el jefe de gabinete del Ministerio de Agroindustria, Guillermo Bernaudo. “Es cuestión de días”, agregó. En abril, Argentina decidió que todos los análisis de granos debían tener una autorización oficial, lo que buscaba frenar las revisiones que desde 2015 realizaban firmas agro exportadoras alentadas por el fabricante de semillas.

Monsanto reaccionó entonces diciendo que revisaría sus planes de negocios en el país.

En medio de las tensiones y antes del inicio de las negociaciones, Monsanto anunció que no vendería nuevas tecnologías en Argentina, el mayor exportador mundial de harina y aceite de soja y el tercero del grano sin procesar.

Los productores de Argentina deben pagar regalías al comprar semillas de soja transgénicas desarrolladas por Monsanto, pero la legislación local permite el uso gratuito de las que los agricultores obtengan de su propia cosecha.

Como es difícil distinguir entre esas semillas de segunda generación y aquellas compradas en el mercado negro, Argentina creó un registro de granos para combatir la venta ilegal, pero la revisión continuó y se denunció a Monsanto por abuso.

Rurales EL PAIS