Agricultura

Mercado de Chicago como la obra de Florencio Sánchez: Barranca abajo…

 

chicago miércoles 12

Los precios en Chicago cayeron estrepitosamente este miércoles, con el USDA pateando el tablero y la pelota a contrapierna de un mercado que venía corriendo para tirarse hacia el palo opuesto del que el organismo agrícola terminó pateando, haciendo inútil cualquier esfuerzo desesperado de los operadores por detener el ritmo de la inercia. Así fue como, tan pronto los inversores se dieron cuenta que la cosa venía de bajas, corrieron todos a ventanilla en la entrada a vender sus contratos e irse a casa. Claro que, como siempre ocurre, quien atendía la ventanilla solo podía atender de a uno por vez, formándose un embudo de salidas que fue lo que terminó de rematar los ánimos del día.

Así fue como el USDA dio el batacazo, aumentando sus pronósticos para las cosechas de maíz y soja, esperando ahora producciones superiores a lo previsto en el informe de julio y por todas las principales consultoras privadas de EEUU. El agravante no fue que los datos resultaron superiores a lo esperado, sino que fueron en el sentido contrario ya que las consultoras americanas descontaban recortes.

La operativa nocturna fue sin sobresaltos, con leves bajas para soja y también pequeñas alzas para los cereales. Asimismo, el mercado se desayunó con una nueva devaluación del Yuan (1,62% adicional) por segundo día consecutivo. La operativa en los mercados financieros fue de una crónica teñida de rojo para dólar y bonos del tesoro, al igual que los commodities agrícolas y blandos, que cayeron todos. Del lado de los verdes, el crudo y demás energéticos así como los metales vieron compras sostenidas durante la jornada, mientras los índices bursátiles operaban sin rumbo definido.

Las principales consultoras referentes de EEUU esperaban que la caída de rindes y de área sembrada estimada, redundaran en caídas consecuentes en las cosechas estivales correspondientes. Nada más alejado de la realidad.

Los futuros de maíz temblaron hasta bajar en los primeros instantes posteriores al reporte 28 cents/bushel (usd 10/ton), un 7% en las posiciones más cercanas, para terminar recuperándose mínimamente y perder en el entorno de usd 5/ton. La soja por su parte, bajó 6%, en el entorno de los 60 cents/bushel (usd 24/ton).

Los contratos de trigo estuvieron abajo, cercanos a los usd 6/ton de pérdida, en torno al 3%, empujado naturalmente por los granos estivales, si bien fue el que más se acercó a los cálculos previos a la publicación del informe, quedando algo por encima de lo previsto en los inventarios finales de la zafra disponible. Asimismo recortó mínimamente oferta y demanda de la nueva zafra.

 

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS