Agricultura

Los trigos muestran buenos desarrollos

El clima favorece al cultivo.

CULTIVO DE  TRIGO

El clima continúa ayudando bastante al desarrollo de los cultivos de invierno -trigo y cebada- y aunque se han registrado algunos problemas sanitarios, hasta ahora no han sido significativos.
Algunos cultivos de trigo están comenzando a espigar, pero otros recién están en la etapa previa a la espigazón -están con hoja bandera-, hay grandes variaciones de una chacra a la otra, según confirman los técnicos a El País. Ahora, principalmente en el Sur, los cultivos están precisando nuevas lluvias para continuar avanzando.
Carlos Dalmás, asesor agrícola privado, dijo ayer a El País que “no se dieron condiciones para que se registren problemas que vayan a terminar afectando la calidad del trigo”.
Aisladamente hubo que hacer algunos tratamientos contra hongos, principalmente en las chacras trigueras del norte del país, al igual que en algunas chacras de cebada ubicadas en el sur.
El mayor temor de productores y técnicos es enfrentar una primavera lluviosa tal como la están pronosticando algunos expertos en clima.
“Si el clima sigue fresco, con temperaturas bajas como hasta ahora, no tendríamos tanto problema de enfermedades o de calidad de trigo”, dijo Dalmás, recordando los problemas que se generaron en la zafra agrícola anterior, donde la calidad complicó bastante.
Dalmás dijo a El País que estarían faltando unos 20 días para que los cultivos estén todos espigados. “En esta etapa sería bueno que tuvieran una lluvia importante y que luego estuviera seco, con temperaturas por debajo de 20 grados para que no se desarrolle fusarium (hongo que afecta la calidad del trigo) y no se pierdan rendimientos”, indicó. A la vez, el área plantada con el cereal todavía es una incógnita, aunque los técnicos y productores sostienen que hay una caída grande que puede estimarse en alrededor del 40% de la superficie plantada en 2014.
Hay quienes manejan unas 250.000 hectáreas plantadas con trigo.
“En el sur del país, principalmente en Colonia, San José y parte de Soriano se ven trigos”, pero más hacia el norte el panorama cambia y “no resulta tan fácil encontrarse con trigales”, explicó Dalmás que recorre el cinturón agrícola.

Rurales EL PAIS