Agricultura

Los granos pegaron la vuelta atrás en un nuevo día en las bolsas de Chicago

Día de pérdidas generalizadas en Chicago este martes, de los llamados de vueltas atrás, en el que se deshace o interrumpe la tendencia empezada los lunes. Los fondos de inversión empezaron a liquidar contratos desde la operativa nocturna, presionando sobre los valores en todos los contratos agrícolas.

unnamed

En los demás mercados financieros, la cosa no fue mucho mejor, con los inversores cautelosos ante datos económicos que agregan preocupaciones sobre una posible nueva etapa desaceleración en la economía mundial. Desde temprano se notó la búsqueda de pasar las recientes ganancias generadas a efectivo, y el retiro de posiciones hacia el dólar – tras tocar mínimos en ocho meses – y los bonos del tesoro. Además de los índices bursátiles, el crudo también cayó e incluso el oro.

El maíz cayó fuertemente, con el mercado concentrado sobre los avances en la siembra de EEUU – que se ubica en torno a los promedios históricos tras un arranque arrollador – y no tanto en los problemas que está atravesando el maíz safrinha en Brasil, ante la seca que lo está afectando.

La soja cayó moderadamente, particularmente en los contratos de vencimiento más cercano, que sigue viendo demanda buscando asegurarse el abastecimiento, si bien continúa en niveles de inventarios finales holgados respecto a los últimos años. Mientras Argentina no termine de sacar cuentas sobre las pérdidas que parece tener, la incertidumbre seguirá presente y – con ella – los fondos especulativos exacerbando el efecto precio, hacia arriba o hacia abajo. La harina de soja, pese a las caídas del martes, mantiene una firmeza relativa, ante la demora en la molienda de poroto disponible en Argentina, principal exportador mundial de este producto.

El trigo cerró abajo, tomando los datos divulgados este lunes sobre condición del cultivo en estado bueno/excelente (que volvió a mejorar), así como porcentaje de trigo invernal espigado, porcentaje de siembra de primavera ya cumplido, potencial de rinde. Todos ellos, traen tranquilidad a priori sobre la evolución en el corto plazo del cereal, por lo que no parecería haber motivos para justificar nuevas subas, salvo que sea tomando de prestado la fuerza de los otros granos.

FIMIX – Agrofinanzas.

Rurales EL PAIS