Agricultura

Los granos no pudieron mantener la tendencia alcista de la semana

Chicago pareció empezar a volver a la realidad este viernes, bajando violentamente de los máximos alcanzados el jueves y después de haber subido entre martes y jueves con el mismo ímpetu con el que cayó en el último día de la semana. Los cereales, continuaron con las caídas del jueves, con el trigo anotándose las mayores pérdidas.

image

En el resto de los mercados financieros, fue un viernes de caídas en los principales índices bursátiles, de la mano del período de presentación de resultados corporativos negativos, lo que convenció a los inversores de cerrar posiciones, vender acciones y comprarse en crudo. Éste fue de los pocos commodities que consiguió nuevos avances, apoyado por un menor aumento de lo previsto en los inventarios semanales en EEUU y en cobertura de posiciones vendidas. El dólar subió, siendo de los pocos activos que mantuvo avances, si bien está en mínimos en el último año. Los fondos de inversión muestran un posicionamiento neto vendido en la moneda estadounidense, el primero desde mediados de 2014, lo que da una idea de las apuestas de los inversores a este activo, lo que debería habilitar el avance de las compras en futuros de commodities.

El maíz cayó fuerte al cierre del viernes y perdió pie también respecto al cierre de la semana previa. Se espera tiempo lluvioso durante los próximos días en el cinturón maicero de EEUU, lo que podría traer demoras en la mejor siembra de los últimos seis años. Se espera también lluvias en Brasil para la semana próxima, aunque todavía es muy temprano para sacar conclusiones sobre una mejora en el estado del maíz safrinha, que se espera empezar a cosechar en cuestión de un mes más. Los fondos aprovecharon las caídas en soja, que también le transmitía su fortaleza a los cereales, para tomar las ganancias y cerrar posiciones.

La soja se vino abajo, cayendo al nivel de cierre del último martes. Las caídas fuertes empezaron dándose en la rueda nocturna, para después hacerlo también en la diurna. Parece empezar a acomodarse los precios, ya que tener mayores valores (y subas, que este viernes se desmoronaron) para los contratos de vencimiento inmediato dan cuenta de un mercado invertido ante la necesidad urgente de producto disponible. Los inversores dieron por buenas sus ganancias, más incluso considerando que apostaban a recortes de producción más fuertes de lo que realmente anunció el gobierno argentino, debido a las inundaciones. Todavía falta para llegar a hacer un conteo más exacto de las pérdidas, pero los fondos se mueven con pasos cortos, aseguran márgenes, se salen y quedan esperando más noticias para volver a entrar. Pese a lo violento de las caídas, la oleaginosa siguió mostrando avances entre cierre semanales.

El trigo cayó fuerte, volviendo al llano de sus propios fundamentos, que muestran grandes cosechas en todo el mundo, aumento de inventarios finales y demanda en retroceso. La combinación indicada para hacer pensar en falta de estímulos para los precios y que la evolución de éstos dependan de la firmeza eventual que pudiesen mostrar los granos de verano. No obstante, el trigo avanzó respecto al anterior cierre semanal.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS