Agricultura

Los granos cerraron el año con leves movimientos en Chicago

Chicago mostró las dos caras de la moneda, en el último día de operativa normal este miércoles, si bien tratándose de una semana entre feriados, la actividad se ha resentido de manera notoria.

image

Los inversores empezando a cerrar posiciones al término de la semana/mes/trimestre/semestre/año. El dólar mostró leves avances frente a la canasta de monedas contra las que cotiza, mientras el crudo se muestra bajo presión, cayendo nuevamente tanto WTI como Brent. Las acciones operaron con debilidad manifiesta durante todo el día.

Argentina liberó licencias de exportación por 674 mil de maíz y 407 mil de trigo, agregando un paso más a su batería de medidas de flexibilización comercial. No obstante, éstas tienen una vigencia de 45 días, lo que es resulta poco tiempo para los exportadores, considerando que Brasil – el principal cliente histórico – recién aparece comprando sobre marzo, por lo que el efecto final se vería neutralizado por la misma medida que intentó impulsarlo.

El maíz cerró con pérdidas, si bien muy acotadas, tras un nocturno en el que prácticamente no se movió. Esta mañana se informó sobre un negocio de exportación desde Sudamérica con destino Corea del Sur. Las noticias de otros orígenes refieren a ventas de los inventarios estatales chinos al tiempo que Argentina se apresta a salir a exportar fuerte el cereal de verano. En ambos casos estas noticias pesaron sobre el ánimo del mercado durante todo el día. El Farmer americano se muestra apático en convalidar los actuales precios en el disponible y no vende.

La soja apenas subió, manteniendo la fortaleza en los problemas de producción de palma en Malasia, debido a los problemas climáticos allí presentes. Los operadores de EEUU siguen mirando la lluvia en Mato Grosso como algo generalizado, mientras tampoco le dan demasiada importancia a los excesos hídricos en vastas áreas del sur de Brasil, más Argentina, Paraguay y Uruguay, que de hecho también representan pérdida potencial de productividad, si bien por el extremo opuesto al de la seca de más arriba. El resto del complejo oleaginoso – harina y aceite – también vieron avances en la operativa diurna este miércoles. El Instituto Matogrossense de Agricultura (IMEA) informó que alrededor de 43% del área sembrada con soja en Brasil se encuentra con cultivos en condición entre mala y muy mala, con pérdidas ya consolidadas en lo que representa algo más de la mitad de la producción total de Mato Grosso. Sin embargo, hasta el momento Chicago hace mutis por el foro, haciéndose el distraído y mirando hacia otro lado.

El trigo bajó, si bien anteriormente había llegado a subir, mientras empieza a tomar otro color, ya que las inundaciones en las áreas trigueras de EEUU ya se encuentran en niveles no vistos desde 1993, amenazando seriamente la calidad de los cultivos allí sembrados. Esta situación aplica mayormente para el cereal de tipo blando de Chicago, mientras algunas áreas de trigo duro de Kansas también han sido alcanzadas. Al efecto negativo de la inundaciones sobre las calidades en las chacras se suma la falta de adecuada cobertura de nieve, cuando los trigos deberían estar ya en estado de latencia, protegidos del frío. Sin embargo, en varias zonas esto no es así. Las inundaciones también están impactando sobre la infraestructura fluvial, así como entorpeciendo los embarques de granos y de otras materias primas. No obstante, estos hechos no logran compensar el efecto bajista de una demanda retirada del mercado internacional, así como de un dólar fortalecido que vuelve más caras las compras de los clientes internacionales.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS