Agricultura

Los granos anotaron otro poroto al cierre de la semana en Chicago

Chicago cerró con avances este viernes, en un día en donde la soja fue la que impuso la firmeza en el complejo oleaginoso, así como en los mercados de cereales.

unnamed

Los demás mercados financieros vieron como el crudo volvió a desplomarse este viernes, después que las autoridades de Arabia Saudita sostuvieran que congelarán su producción solamente en caso que el resto de los miembros de la OPEP lo hagan. Esto arrastró a los bonos y al oro y demás metales, además de al dólar, el que se mantiene hundido después que la FED dejara en claro que no tiene ningún apuro en subir las tasas de interés, considerando el estado actual y las perspectivas de la economía mundial. Este viernes se divulgaron los datos del mercado laboral de EEUU durante marzo, los que resultaron positivos desde todo punto de vista, dejando en evidencia el buen estado de la economía, por lo que los inversores se desprenden de los activos más seguros en busca de los más riesgosos y rentables.

El maíz subió, aunque pareciendo mostrar más un efecto rebote desde los desplomes de la víspera, a través de compras de oportunidad. Durante la sesión nocturna siguió bajando, desde las caídas del jueves, pero transcurrido el día pudo dar vuelta la pisada y mantenerse por sobre la línea de ganancias. El USDA divulgó este viernes los datos de industrialización por las plantas de etanol, con un volumen que resultó mayor a lo previsto por los operadores, lo que agregó una cuota adicional de firmeza a los precios.

La soja cerró arriba, con la ola compradora del jueves que consiguió seguir de largo y terminó por torcer la balanza, en un día en donde no fue hasta el final de la rueda que la oleaginosa se fue de rally. La llegada de la siembra de verano, empieza a torcer las miradas hacia los fundamentos propios del mercado de soja, de la misma forma que este jueves fueron los datos sobre un crecimiento de la superficie tentativa menor al esperado, lo que determinó la estabilidad, primero, en el cierre del jueves y la carrera alcista en el final del viernes. El menor precio del dólar y el desplome del crudo parecen empezar a separarse de la suerte de la oleaginosa y de su complejo de subproductos.

El trigo cerró arriba también, todavía impulsado por la sorpresa que causó el fuerte recorte que calcula el USDA en el área a ser sembrada de primaveral (15%), aunque esto parece empezar a ser compensado rápidamente por el efecto  bajista de los muy altos inventarios en EEUU. Los operadores siguen con especial atención la falta de humedad en los suelos de las planicies trigueras. El reporte semanal de condición de los trigos, a divulgarse a partir de este lunes, empezará a tomar el pulso del mercado y podrá eventualmente definir la dirección que tomen los fondos y, por tanto, los precios.

FIMIX – Agrofinanzas.

Rurales EL PAIS