Agricultura

Las compras de China sostienen precio de soja

Cambios en las existencias mundiales hacen bajar precios.

Cosecha de soja. Foto: La Nación.

Pablo Antúnez.

La confirmación de una cosecha de soja sudamericana récord, sumada a otra en Estados Unidos que también será importante, generará  una producción mundial de la oleaginosa que está empujando el precio del grano a la baja en el mercado internacional y no cayó más, gracias a que las compras de China se sostienen.

“En Brasil, donde ya hay un avance importante en algunas zonas como Mato Grosso -con buenos rendimientos- se estima que se levantarán 107,8 millones de toneladas de la oleaginosa que marcan un récord”, explicó el broker de granos Fernando Villamil, principal de Agrosur. La estimación para la cosecha brasileña de esta oleaginosa de verano era hasta el momento de 105,3 millones de toneladas.

Se estima que Brasil estará exportando 61,1 millones de toneladas en este ejercicio agrícola.
A su vez, en Argentina que es otro fuerte productor mundial de granos, luego de algunos inconvenientes climáticos que generaron exceso hídrico, también se hicieron ajustes de estimación de cosecha la semana pasada.

“Es unánime que el cultivo avanza muy bien y que habrá buenos rendimientos, lo que ayudará mucho porque la producción puede ser más baja que la del año anterior. Se estima que se levantarán 54 millones de toneladas”, agregó Villamil en diálogo con El País. Sumadas ambas cosechas generarán un volumen muy alto de soja Sudamericana, a lo que hay que sumarle las producción de Uruguay -donde también se esperan buenos rendimientos- y el área creció respecto al ejercicio agrícola anterior.

En el ciclo 2016/17, Argentina plantó con soja 19,4 millones de hectáreas, el área está por debajo de los 19,8 millones previstos anteriormente, según datos oficiales.

La baja en la superficie respecto al año pasado se debió a la suspensión de las siembras de soja de segunda tardía en varias zonas del país, debido a los problemas climáticos que castigaron los campos argentinos.

A su vez, en Estados Unidos, otro fuerte productor, la cosecha de la oleaginosa estaría por debajo de los niveles de 2016, que fueron récord. Se estima que la cosecha, medida en volumen, estará 3% por debajo de la del año pasado y rondará los 420 millones de bushels, mientras que las exportaciones llegarían al récord de 2.125 millones de bushels.

Por eso, desde la óptica de Villamil, “toda esta situación debería haber presionando más los precios a la baja; salvaron  las compras de China de sojas estadounidenses”.

El operador reconoció que “todo el mundo esperaba que hubiera un precio más bajo que el actual”, esperaba valores bastante similares  a los del año pasado.

China es el principal importador mundial de soja y todo el grano que compra lo destina a la alimentación animal, pues la soja para consumo humano es plantada dentro de su territorio.

Las empresas uruguayas son habituales proveedoras de los importadores chinos en el rubro soja y se preparan también para una cosecha que superará la del año pasado, donde los rendimientos fueron bajísimos y el sector agrícola viene de tres años muy malos para la oleaginosa.

La pasada semana, más de 60 exportadores y productores de soja uruguaya fueron reunidos por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), donde junto con jerarcas y técnicos de la Dirección de Servicios Agrícolas se repasó el protocolo acordado con China, que incluye buenas prácticas agrícolas tanto a nivel de cosecha, como de acopio y laboratorio.

Uruguay apunta a brindar mayores garantías sobre los alimentos que exporta y China es un mercado clave que cuida con mayor recelo.

Rurales EL PAIS