Agricultura / Empresas / Negocios

Las claves de un empresario líder

Cómo manejar un negocio que seguirá “con repechos”, según Marcos Guigou de ADP.

ADP

DANIEL ROJAS / SORIANO

Una de las mayores empresas agrícola-ganaderas de Uruguay, Agronegocios del Plata (ADP), mira con confianza el futuro de la agropecuaria nacional. El director de ADP, Marcos Guigou entiende que si se separa el arrastre de efectos negativos de 2015, éste año “no será tan malo”. Los precios de los commodities se mantendrán y lo que las empresas deben lograr es bajar los costos para acomodarse en la nueva coyuntura, manifestó.

“Creo que el año más feo fue el pasado porque se dio una coyuntura productiva muy mala en los cultivos de invierno y la caída grande del precio de la soja, con un desajuste muy grande de costos. Este es un año difícil pero más por los coletazos del anterior que por el año en sí; si uno pudiera extirpar el año anterior todo sería diferente porque este es un año donde se reacomodaron algunos costos y se siguen reacomodando” dijo Guigou a El País.

Todo el mundo “está más consciente de que el negocio cambió, se apreció el dólar y no veo que este año sea peor, lo que pasa es que si te agarra una gripe y estás saludable, la resistís mejor, pero si te agarra bajo de defensas te pega mal” ejemplificó.

Sobre el futuro, el líder de ADP, dijo que es necesario “no diseñar los próximos dos años con precios altos. Ya hay un reacomodo de costos, lo que hay que hacer es tratar de fortalecer el cuerpo, entrenar un poco, porque probablemente sigamos con repechos, con una situación no tan suelta como estábamos, pero sigo pensando que estamos en el negocio correcto más allá de las coyunturas que a veces son extremadamente positivas o negativas. Para los que nos gusta este negocio estamos en una situación ideal”.

Con otro ejemplo intentó describir la situación por la que vive el sector.

“Hay un cimbronazo de la caída de valor, es como si vos tenés un auto para nafta premium y le echaste nafta común con querosene. Le bajaste la energía y sale fallando, entonces hay que reorganizarse porque nadie se ajusta por ‘motu propio’. Más allá de que uno planifique y piense ‘ahora tengo que ser más cuidadoso en general’, los costos se sueltan de manera fácil, porque siempre se tiende a ser más laxo con los costos de las empresas, con lo que uno contrata y toma y no se recoge eso de manera tan rápida o automática” consideró Guigou.

VOCACIÓN. “Te diría que la empresa tiene en general una vocación de estar pensando un poco diferente, porque la realidad te va apagando cuando es mala, pero uno contra eso tiene que trabajar mejor, ajustar costos y hacer todas las cosas que están en los libros, pero en realidad lo que te cambia personalmente y le cambia a las empresas es la actitud que vos puedas tomar ante una nueva realidad” explicó Guigou.

“Muchas veces, los mejores casos de éxito vienen a raíz de periodos donde las cosas no estaban tan bien y las reconversiones son muy fuertes”, afirmó. “Entonces en un momento en que la energía del sistema ha bajado, los productos valen menos y sentimos más difícil enfrentar la producción y llevar adelante las cosas, a nosotros nos gustó para convocar con una propuesta un poco diferente que va más hacia el mediano plazo, hacia las actitudes, o a lo que tienen que hacer las organizaciones para poder ser exitosas aun en condiciones adversas” indicó el director de ADP.

En el sector agropecuario “nos pasa porque vivimos en comunidades más bien chicas donde todo el mundo está vinculado al agro y se refuerzan las actitudes de éxito como los momentos malos. La geografía te obliga a estar más en contacto con gente de tu sector y eso tiene cosas positivas por el lado de la especialización y claramente una parte negativa que es cuando las cosas no caminan nos cuesta mucho más ver que hay otras oportunidades”, indicó. “Entiendo que el sector agropecuario, si bien es diferente, tiene una enorme chance de aprender y recapturar valores de otros sectores y uno aprende a ver lo esencial de las organizaciones” agregó el ejecutivo.

“Una empresa que vende ropa con una empresa que produce soja y trigo, tienen mucho que ver tanto en los problemas de la competencia globalizada, fuerte, estructurada, con mucha capacidad de marketing, como también en las soluciones que en la mayoría de las veces vienen desde adentro de los equipos de trabajo y de los propios talentos que están en la compañía” sostuvo Guigou.

El empresario agropecuario mencionó tres claves para salir de una situación compleja: flexibilidad, redes e integración productiva. “A mí me gustaron esos puntos porque no son nuevos, por supuesto, pero son cosas que hoy tienen mucho impacto”, fundamentó.

“La flexibilidad ni hablar, el trabajo en red hoy está muy potenciado por los mecanismos electrónicos de comunicación. Pero la visión de no construir una estructura rígida con un centro fijo, es la clave. Todo el mundo tiene que poder aportar y de pronto uno puede ser proveedor por un lado y demandante de un servicio en otro momento”, explicó.

“Me parece que es un concepto de la nueva economía que hay que rescatar, se trabajó bastante en Uruguay hace unos 10 años y después se fue como perdiendo. Tenemos que tratar de otorgar una mayor confianza entre los eslabones de la cadena”, señaló el director de ADP.

Rurales EL PAIS