Agricultura

La soja se perfila a cerrar una semana de subas perfectas en Chicago

Cierres en Chicago todavía con subas para la soja, empezando a moderar la tendencia de subas frenéticas incluso con los contratos de vencimiento más lejano bajando levemente, lo que deja concentrado en el mercado disponible la urgencia de producto, dejando que el mercado se vaya autoregulando y separando el disponible de la producción futura.

image

En los cereales, por su parte, las bajas fueron en todos los plazos, tanto corto como mediano plazo. Este jueves se conocieron los datos sobre ventas de exportación semanal, las que resultaron superiores a todo: tanto a las expectativas de los operadores como frente a una semana atrás.

Los demás mercados financieros operaron bajando crudo y acciones de los valores del miércoles, cuando alcanzase los máximos de 2016, aprovechando para cobrar ganancias. El dólar subió apenas, mientras oro y bonos cayeron. El mercado parece estar calculando sus próximos pasos, en un ambiente que viene siendo de apuestas a activos más riesgosos, en detrimento de los refugios de valor.

El maíz bajó, retrocediendo respecto a las ganancias obtenidas el miércoles. Se vio firmeza en las operaciones de los fondos, que siguen de todas formas mostrando un fuerte volumen de operaciones. Se mantienen los pronósticos de buen tiempo para los próximos días en el cinturón maicero, como permitir el fuerte avance de las sembradoras que llevan al cereal a estar en el mejor ritmo de siembra desde 2011. Brasil, por el contrario, ve el maíz safrinha amenazado por los calores muy intensos, en una seca sin precedente para la época, al tiempo que el grano disponible ya se ha ido como exportaciones, por lo que la industria de proteína animal se enfrenta a un problema cada vez más serio de falta de grano de primera y probablemente volumen menor de cosecha de segunda debido a los problemas climáticos, por lo que ya está moviéndose para asegurarse el abastecimiento, desde donde sea que lo necesite.

La soja volvió a subir, si bien moderó los avances de las últimas dos ruedas diurnas. En el nocturno que va de miércoles de noche a jueves de mañana, la oleaginosa volvió a la carga, ganando en el entorno de 10 dólares adicionales por tonelada, aunque al término de esta rueda, 45 minutos antes de empezar la diurna, retrocedió perdiendo los mismos 10 dólares y terminar prácticamente en los mismo valores desde los que lo abrió. La volatilidad sigue a la orden del día, basada en la catástrofe climática y productiva en Uruguay y Argentina, en donde este jueves se empezó a intentar ingresar en las chacras a levantar, ante la salida del sol, aunque en la mayoría de los casos fue más peludear en el barro y romper caminos, trillos y chacras, que conseguir buenos resultados productivos.

El mercado de la oleaginosa sigue copiando a las subas de la harina, subproducto del que Argentina es el principal exportador mundial y cuyo abastecimiento inmediato está en peligro por lo comentado anteriormente. Las ganancias mayores en los contratos de vencimiento más cercano, muestran una necesidad urgente por grano físico disponible para cargar, que es precisamente lo que falta en este momento. En los vencimientos más lejanos, la oleaginosa mostró leves pérdidas respecto a los máximos del jueves.

Cayó el trigo, perdiendo la potencia que venía imprimiéndole tanto soja como maíz, por lo que el mercado quedó parado sobre sus propios fundamentos, de oferta abultada en inventarios y en nuevas cosechas, con una demanda incapaz de absorberla. El clima más lluvioso en las planicies, completa el panorama. Pese a esto, con el cierre bajista de jueves, sigue en los valores más altos de los últimos meses.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS