Agricultura / arroz

La caída del área arrocera podría ser superior a 10%

Lluvias demoran las siembras y elevan costos en un sector endeudado.

AFP – US-FOOD-INFLATION-RICE – FIN

Pablo Antúnez

La caída del área arrocera podría superar el 10% como consecuencia del endeudamiento del sector productivo, la suba de los costos y las constantes lluvias que dificultan el acceso a las chacras para preparar las tierras, dentro de la ventana de fechas óptimas de siembra para el cereal.

“La siembra prácticamente no empezó”, afirmó a El País el vicepresidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Guillermo O’Brien.

Según explicó el directivo de ACA, a nivel país se llevarían plantados alrededor de 1.200 o 1.300 hectáreas cuando el año pasado a esta misma fecha se llevaban sembradas cerca del 40% del área; finalmente el cereal abarcó 163.000 hectáreas y una producción récord de 1,4 millones de toneladas.

En esta zafra la baja del área proyectada en principio (-10%), representaba cerca de 150.000 hectáreas y una pérdida de alrededor de 3.700 empleos directos e indirectos. El sector genera 8.000 empleos directos en el interior del país.

El exceso de lluvias también incrementa los costos de las empresas arroceras que llevan  ya cuatro zafras de pérdidas, pues obligan a mayores laboreos y por consiguiente a utilizar más gasoil. El año pasado el cultivo de arroz mostró un costo promedio a nivel país de  US$ 1.800 por hectárea y el gasoil representó US$ 280 por hectárea dentro del ciclo (laboreo y cosecha). Si ese costo de US$ 1.800 se divide por el precio de la bolsa del cereal de 50 kilos que fue US$ 10 en la zafra pasada, los arroceros precisaban producir 180 bolsas por hectárea para cubrir los costos de producción, eso está por encima del promedio nacional.

“El aumento de la caída del área está ahora de la mano del clima, porque con la respuesta del gobierno al pedido de ayuda del sector arrocero, la baja proyectada de 10% ya estaba bastante confirmada”, destacó  O’Brien.

El otro costo que volverá a pesar fuerte en esta zafra será la electricidad. En el cereal la mitad del área se riega a través de represas por desnivel y la otra mitad toma el agua de cauces y represas usando bombeo que funciona a electricidad.

El costo de este insumo dentro de esos US$ 1.800 por hectárea que fue el promedio país en la zafra pasada, representó US$ 200 por hectárea, en promedio.

Mientras tanto, hasta la semana pasada se llevaban vendido el 50% de la cosecha pasada, a menor ritmo y prácticamente de a contenedor.

 

Rurales EL PAIS