Agricultura

Índice proteico limitaría la venta de trigo a Argentina

Brasil está mostrando más interés por el cereal uruguayo.

trigo

Uruguay podría llegar a abastecer con volúmenes de trigo muy pequeños a la argentina, si la industria molinera de ese país concreta su intensión de importar el cereal en los próximos meses.

Se estima que todavía hay un volumen de trigo cercano a las 500.000 toneladas por vender —cereal de la cosecha pasada— pero según explicó a El País el broker Fernando Villamil, principal de Agrosur, parte del excedente “no estaría dentro de los requisitos de calidad que está precisando la industria molinera argentina por problemas con el porcentaje de proteínas”.

La industria argentina está necesitando trigo con un tenor mínimo de 12% de proteína, base seca y “Uruguay tiene pequeñas cantidades. Si se concretan negocios serán volúmenes muy chicos”, explicó el broker.

Es que esta semana, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera, Diego Cifarelli, confirmó a la prensa argentina que el sector estudia la posibilidad de importar trigo uruguayo en los próximos meses, debido a la baja calidad de la oferta local y remarcó que se trataría de una excepción, hasta que se resuelva en el verano con la nueva cosecha de trigo argentino.

Al igual que en Uruguay, la cosecha de trigo argentino mostró problemas de calidad y encima se achicó bastante, complicando a los molinos.

El anuncio de la industria molinera argentina busca evitar que los productores de su país continúen reteniendo los granos de buena calidad y hagan subir el precio.

Valores. Analizando el mercado internacional del cereal, Villamil explicó que las existencias mundiales y regionales de trigo “son abultadas” y agregó que “se espera que para la próxima cosecha no hayan muchos cambios”. Por lo tanto, “podría darse una recuperación de precios, pero con valores no muy superiores a los de la zafra anterior que estaban en el orden de los US$ 140 por tonelada. Posiblemente, en el mejor de los casos, podemos esperar US$ 20 arriba, pero no mucho más”, destacó el principal de Agrosur.

La buena noticia es que parte de ese excedente de trigo —esas alrededor de 500.000 toneladas— que no pueda ser absorbido por Argentina, seguro tiene colocación en Brasil que se muestra mucho más interesado por el cereal uruguayo.

“Hay mucho interés pero Brasil no está comprando mucho porque los puertos están ocupados con soja y posiblemente retome las compras para cargar en los meses de julio o agosto”, explicó Villamil.

Por ahora, la industria brasileña está comprando trigo uruguayo en camión por lo que se trata de cantidades chicas. Ya no hay duda que el grueso del trigo que está quedando va a ir hacia Brasil, un tradicional comprador de este grano.

Lo que preocupa, para adelante, es la baja intensión de siembra de trigo que están mostrando los productores uruguayos, estimándose que la zafra de invierno abarcará un área que superará levemente las 300.000 hectáreas, contando la cebada.

El productor que no pueda plantar cebada, por los límites que el propio mercado le pone a ese cultivo, se verá afectado. En muchos casos, para cumplir con los planes de uso y manejo de los suelos que rigen en Uruguay, muchos agricultores saltearán el trigo y apostarán a un puente verde.

Rurales EL PAIS