Agricultura / SOJA

Fuerte caída de las ventas y precios de la soja en Chicago

Clima de Sudamérica capta toda atención de los inversores.

 

La soja y el maíz cerraron la semana pasada en la bolsa de Chicago con una caída de precios pero el trigo tuvo un leve avance. La baja de la oleaginosa y el maíz fue atribuida por analistas a decepcionantes exportaciones.

Las ventas de maíz fueron un 20% menores en la fecha de referencia respecto a la precedente y las de soja tuvieron una merma de 44%.

En el promedio de los cuatro últimas semanas, las ventas de soja cayeron 37%, según datos oficiales.

La bolsa de Chicago tuvo poca actividad como suele acontecer en la última semana del año y los inversores se mostraron atentos a las perspectivas climáticas en Argentina en donde se siembra gran cantidad de la oleaginosa.

“El clima mejora en Brasil y Argentina y desalienta a los partidarios de un alza de precios”, dijo Dewey Strickler de AG Watch Market Advisors a la agencia AFP. A su vez, el trigo subió levemente debido a la ola de frío que afecta a Estados Unidos y puede perjudicar la siembra de invierno.

A su vez, las exportaciones de trigo estadounidense “mejoraron” en la última semana, indicó Strickler.

Mientras tanto, en Argentina, la soja cerró con ganancias por tercera sesión consecutiva, impulsada por una nueva depreciación de la moneda doméstica, dijeron operadores esta semana.

Puertos agroexportadores clave de Argentina estaban paralizados previo al fin la semana pasada por una huelga de 48 horas de sindicatos que reclaman mejores condiciones de seguridad en el mayor polo agroindustrial del país sudamericano.

Los agricultores de Argentina sembraron casi el 82% de los 18,1 millones de hectáreas previstos para la soja 2017/18, dijo el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, luego de que lluvias en los últimos días impulsaron la implantación en gran parte del área agrícola que estaba demasiado seca.

La noticia sobre fin de año fue que la mitad de la soja estadounidense que se exportó a China en 2017 no cumpliría con las normas de Pekín para la entrega de rutina en 2018, según información de los envíos revisada por Reuters, lo que apunta a más obstáculos para un negocio que mueve U$S 14.000 millones al año.

Normas de calidad más estrictas, que entraron en vigencia el 1° de enero, podrían requerir un procesamiento adicional de las semillas de la oleaginosa de Estados Unidos en los puertos chinos para eliminar impurezas. En nuevo protocolo incrementará los costos de exportación.

Rurales EL PAIS