Agricultura

Endeudamiento y clima tiraron abajo superficie arrocera

Productores dicen recibir cada vez menos dinero pese a suba de precios; Asamblea es el jueves 30

Arroz. Foto: Rurales – El País.

Pablo Antúnez

Con mayores precios internacionales para el cereal e incluso con rendimientos récord, el área arrocera volvió a caer este año y estará entre 150.000 y 152.000 hectáreas, producto del endeudamiento del sector y del incremento de los costos productivos e industriales.

Desde las 205.000 hectáreas que Uruguay supo plantar años atrás a la superficie sembrada en la campaña 2017/18, se perdieron más de 50.000 hectáreas y muchos puestos de trabajo, tanto a nivel de chacra, como en los molinos arroceros. Esa caída está vinculada con la situación económica del productor y este año con el clima.

Los arroceros uruguayos siguen rehenes de los costos y el endeudamiento. La industria molinera le traslada esas subas al momento de exportar al precio de la bolsa de arroz de 50 kilos que le paga al productor. Es que las empresas exportadoras deben destinar más dólares para cubrir los costos portuarios al momento de embarcar su arroz.

Como consecuencia, según afirmó Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), “el productor se queda con poco más de la mitad de ese valor de exportación —llevado a arroz cáscara—, cuando años atrás se quedaba con el 75% de ese valor”. Este problema está vinculado “al alto costo que tiene Uruguay”, afirmó Lago, a la vez que explicó que el productor no puede trasladar esos costos.

El titular de la ACA aseguró a El País que en el horizonte no hay factores externos que puedan incidir sobre el valor de la exportación, porque la producción de arroz en el mundo está firme y en los últimos años, siempre estuvo por encima del consumo. Y en la interna, “la situación se complica, porque cuando se analizan insumos como la energía eléctrica que forma parte de los altos costos —el grueso del bombeo del agua en el arroz se hace en base a energía eléctrica y no a gasoil—, en lugar bajarla, el gobierno está discutiendo cuánto la subirá”.

Deudas. El endeudamiento pega fuerte en este sector y está por encima de US$ 70 millones, que a su vez, están directamente relacionados con el repago de los fondos arroceros. “Tenemos estimado el endeudamiento entre US$ 1.000 y US$ 1.100 por hectárea, sumados los fondos arroceros”, explicó Lago.

A eso se agregan algunos créditos de mediano y largo plazo que están dentro de los cronogramas normales de repago. “Si bien no se está en una situación de morosidad, tenemos que bicicletear el endeudamiento y eso pesa en el sector. Es un circulo vicioso y no se tiene capacidad para pagar. Eso preocupa mucho”, remarcó el titular de la ACA.

Asamblea. Todos estos problemas estarán sobre la mesa en la Asamblea Anual Ordinaria de la ACA, a celebrarse el jueves 30 de noviembre en la sede del INIA Treinta y Tres, a partir de las 10. “Tenemos esperanza de renegociar con los molinos el precio provisorio que fue de US$ 9,48 por bolsa de 50 kilos de arroz —al 20 de junio— y la idea es poder llegar a la Asamblea con algún otro valor en la negociación con la industria, pero de eso no tenemos nada”, aclaró Lago.

Rurales EL PAIS