Agricultura

Empresa brasileña busca reinventar negocio de la soja

Buscan impulsar las ventas y fortalecer ganancias.

Cosecha de soja. Foto: La Nación.

La empresa Bunge Ltd intenta cambiar la forma en que compra las cosechas de los agricultores brasileños, quienes han almacenado su producción debido a los bajos precios, en un esfuerzo por impulsar las ventas y fortalecer ganancias.

Bunge, uno de los mayores procesadores mundiales de soja, quiere que los agricultores accedan a vender una mayor parte de sus próximas cosechas antes de la época de recolección, para lo que ofrecerá ayuda adicional con servicios como financiamiento y gestión de riesgos de precios, dijo a analistas su presidente ejecutivo, Soren Schroder.

“Sentimos que podemos intensificarlo”, afirmó Schroder en una conferencia. Bunge y sus competidores han enfrentado problemas, ya que los productores brasileños han almacenado la soja de la cosecha 2017 en lugar de venderla a precios bajos.

Eso ha reducido los márgenes, porque ha obligado a las compañías a competir entre sí para comprar soja, pese a que existen abundantes inventarios. En Brasil, los comerciantes de granos regularmente regalan productos, como químicos y semillas, a los agricultores a cambio del compromiso de que entregarán parte de su cosecha a las compañías, dijo John Baize, consultor de política y comercio agrícola internacional.

Los productores acceden a los tratos para no pedir créditos para comprar materiales.

Cargill Inc no comentó los planes de Bunge de mejorar sus ofertas. Archer Daniels Midland Co, otra empresa del sector, dijo en un comunicado que “siempre evaluamos cómo podemos llevar más valor a estas importantes relaciones” con los agricultores brasileños.

Las medidas de Bunge son las más recientes de un importante comerciante de granos para enfrentar las presiones de las abundantes cosechas que han lastrado a los precios y moderado la volatilidad esencial para sus ganancias. Las empresas también están invirtiendo en negocios de mayor margen, como ingredientes para alimentos, pero los resultados han sido dispares. Bunge mantuvo abierta la posibilidad de su venta, luego de que reportó una caída de un 34%.

Rurales EL PAIS