Agricultura

Buenos rendimientos en cebada en el país pese al exceso de lluvias

Ambev prepara jornada de campo con charlas y recorridas.

Cultivo. La meta de las malterías es llegar en Uruguay a un área de 100.000 hectáreas, pero hubo un remanente de la zafra pasada.

Pablo Antúnez. 

El cultivo de cebada en Uruguay persiste en apuesta a crecer y hoy, junto con la colza -oleaginosa- está empujando el área de siembras de invierno, pues el trigo dejó de ser atractivo para muchos productores, ya sea por la baja de precios, como por los problemas que se generaron para venderlo.

El área de cebada depende de las necesidades de las malterías y este año agrícola, Ambev planteó una superficie cercana a las 86.000 hectáreas en la que están participando 500 productores. La compañía está preparando su tradicional “Día de Campo” el próximo martes 10, en Mercedes, que coincide con el comienzo de la cosecha.

No fue un año fácil para un cultivo muy golpeado por el exceso de lluvias. Diego Caponi, gerente agronómico de Maltería Uruguay (Ambev) reconoció en diálogo con El País que hubo una buena intensión de siembra, de la mano de una propuesta comercial interesante y debido al éxito que tuvo el cultivo en las zafras agrícolas 2015 y 2016, donde ya se venía creciendo.

“El área de siembra se captó, pero nos complicó un poco la siembra en sí. La intensión estaba, pero tuvimos un mes de mayo muy complicado por las lluvias. Toda la siembra, tanto en el litoral norte como en el sur se dio en junio. Esa fue la ventana de siembra que tuvimos este año”, recordó Caponi.

En años anteriores las siembras comenzaban a partir del 15 de mayo y finalizaban la primera quincena de junio.

“Este año la ventana de siembra fue más chica y por suerte se pudo plantar toda la cebada en junio. La fecha de siembra estuvo bien, pero las posteriores lluvias complicaron la evolución del cultivo”, reconoció el gerente agronómico de Maltería Uruguay.

Sanidad. El exceso de lluvias trajo consigo problemas sanitarios. “Todo el período de macollaje (desarrollo de hojas), encañazón y ahora que estamos en la etapa de espigazón (formación de espigas), los cultivos tuvieron una presión de enfermedades muy alta por las sucesivas lluvias.

Hubo lluvias casi todas las semanas, días nublados y a eso, para terminar el combo, se agregó una temperatura donde prácticamente no hubo invierno. Eso también ayudó a que la presión de enfermedades sea alta”, explicó el experto.

Caponi aseguró que hay potencial para crecer más. “En lo que respecta a la compañía, la superficie con la que nos mantendríamos cómodos serían 100.000 hectáreas. Esta campaña redujimos un poco el área por la transferencia de volumen de la zafra anterior, que fue muy buena. Un área natural para la compañía serían 100.000 hectáreas en Uruguay”, reconoció el jerarca.

Caponi dice que el cultivo tiene muchas chances para crecer, porque hoy el resto de las opciones de invierno, “no son tan atractivas. Creo que el trigo puede repuntar algo más en área, pero no es un mercado que funcione mucho hoy, lamentablemente. Dentro de lo que son cultivos de invierno, hoy lo que tracciona es la cebada y luego la colza canola”.

Como una de las ventajas que tiene el cultivo de cebada que lo vuelven atractivo para el productor, el gerente agronómico de Maltería Uruguay sostuvo que “hay un precio todos los días” y que el productor “puede vender las toneladas que desee al precio diario; tiene un mercado de referencia. En el caso del trigo tal vez no esté tan líquido”.

A nivel agrícola en Uruguay la cebada es un cultivo importante y está en niveles similares que el trigo. “Eso hace años que no se veía. Hoy el cultivo de cebada está palo a palo con el área de siembra de trigo”, afirma Caponi.

Rendimientos. En cuanto a rendimientos, el profesional recordó que en la zafra 2015 se contó con un rendimiento de 3.700 kilos por hectárea, 3.400 kilos por hectárea en la zafra del año pasado y esta zafra comenzó con 3.200 kilos por hectárea, pero hoy se está en 2.700 o 2.800 kilos por hectárea de promedio a nivel país, con todos los matices que hay en el medio.

“El litoral sur, lógicamente, tiene un poco más de potencial que el norte, pero con las sucesivas lluvias, estuvo más castigado el norte que el sur. Lo que es Paysandú, entre agosto y septiembre casi sumamos 600 milímetros”, recordó Caponi.

Día de Campo. Respecto a la jornada de campo que prepara Ambev, como lo hace todos los años, se promueve una recorrida por tres estacione, además de compartirse dos charlas técnicas: mercados y enfermedades. La primera está vinculada con el mejoramiento genético. “Se mostrarán las variedades que se están probando, aquellas estimamos tienen potencial en Uruguay; esas variedades pueden llegarse a plantar en el corto plazo”, explicó el gerente agronómico de Maltería Uruguay.

La segunda está conformada por “variedades comerciales, es decir, aquellas que hoy estamos plantando”, agregó. La última estación es fertilización.

Terminando la recorrida estará presente FNC con todas las marcas y habrá una mini cervecería montada.“Toda la cerveza que llega al consumidor uruguayo se hace cien por ciento con malta que sale de Maltería Uruguay, en Nueva Palmira”, afirmó Caponi.

Rurales EL PAIS