Agricultura

ARU le aseguró a Economía que no está de acuerdo con pedir exoneraciones

Ricardo Reilly Arrarte

Ricardo Reilly Arrarte

Directivos de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), le plantearon en la tarde de hoy jueves al equipo económico la preocupación del sector agropecuario ante este cambio de escenario, con un contexto internacional adverso y a lo cual se suma esta situación climática de déficit hídrico. Ricardo Reilly Arrarte hizo hincapié que esto provocará una caída pronunciada en el agronegocio y por tanto en los ingresos del país, “por los efectos de derrame que tiene el sector en las otras actividades económicas”, aseguró el dirigente.
Ante esto, le expresaron a los gobernantes que es vital el tema de la competitividad y que por tato, para mitigar estos aspectos negativos y preservar los niveles de productividad en alto, es necesario readecuar el costo país a una nueva situación.
Reilly, acompañado por los directivos José Bonica, Miguel Martirena y Héctor Álvarez fueron recibidos en primer lugar por Ferreri y Masoller y sobre el final llegó el Cr. Astori (que estaba en el Consejo de Ministros).
Se supo que fue una reunión sin sorpresas, en la cual se tocaron grandes temas. Los directivos de ARU le entregaron un memorándum al equipo económico, que toca los grandes temas de la economía nacional. Por ejemplo: infraestructura, inserción internacional, necesidad de readecuar y bajar los costos, combustibles, necesidad de bajar las tarifas públicas, sobre todo pensando en la energía productiva vinculada por ejemplo al riego.
Al comenzar la reunión, lo primero que les dijo Reilly fue que “para nada estamos de acuerdo con pedir exonerar ningún impuestos, ni en no pagar deudas”. Reflexionó que “¿por qué el Sr. que paga el auto tiene que seguir haciéndolo y a nosotros nos tienen que perdonar el crédito? Es un tema que aclaré ni bien entramos a la reunión: “no tenemos nada que ver con el titular del diario de hoy”, dijo el titular de ARU.
Aseguró que con los créditos, si bien aumentaron, hay más endeudamiento, “hoy hay un nivel de morosidad muy bajo, no existen problemas de repago”. Por eso insistió que “no pensamos en pedir refinanciaciones. En eso ni entramos, no está en la agenda de la ARU”.
Esto no quita, mencionó Reilly, “que hacia adelante, en casos puntuales, quizás haya que renegociar, pero no implica que haya que pedir dos años de gracia, se puede renegociar un crédito de otra manera”.

Rurales EL PAIS