Agricultura / arroz

Aguerre planteó a los arroceros algunos avances a pedidos de ACA

Todavía peligran 3.700 puestos de trabajo por la baja de 10% en el área.

Pablo Antúnez

El ministro Tabaré Aguerre comunicó ayer al sector arrocero algunos avances en el trabajo del gobierno para evitar la caída de 10% en el área a plantarse en la próxima zafra y evitar la pérdida de 3.700 puestos de trabajo directos e indirectos.

En el marco del cierre de la Jornada de Divulgación: Arroz, organizada por el INIA y la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), el secretario de Estado aseguró que los costos de la energía eléctrica —básica para los sistemas de bombeo del arroz y con alto peso— continúan siendo analizados por el Poder Ejecutivo.

Confirmó que el tema está encaminado y que el gobierno está trabajando para tener un impacto sobre las tarifas de energía eléctrica.

A su vez, les comunicó que el gobierno resolvió las salidas para evitar que el aporte del Fondo Arrocero, por el que el sector está pagando US$ 12 millones anuales, no se convierta en una limitante para volver a plantar en esta próxima zafra.

El titular de la ACA, Alfredo Lago, comunicó ayer a El País que el ministro trajo una “respuesta completa, pero con resultado parcial en cuanto a las pretensiones del sector” frente al planteo que la gremial le hizo tiempo atrás al presidente Tabaré Vázquez.

Lago dijo que el ministro tiene claro el peso del costo de la energía, porque es productor arrocero y el presidente Vázquez también sabe cómo pesa y saben que se precisa adoptar una medida rápida. “Tienen clara la premura de resolver el problema”, pero reconoció que Aguerre “no adelantó la magnitud de la medida, ni cómo se instrumentará, pero sabe que será en el mediano plazo”.

Fondo. Respecto a los problemas financieros y de endeudamiento que afectan al sector, hoy los molinos —agentes de retención del Fondo Arrocero— debitan 48 centavos de dólar por bolsa de arroz de 50 kilos en la cuenta del productor para pagar ese fideicomiso durante el transcurso del año. La idea de la ACA es que “a ese agente de retención, se le generen los ingresos para que el productor no tenga ese egreso. Que esa cuenta quede neutra”.

Según dijo Lago a El País, “Aguerre nos transmitió que está la voluntad del Ejecutivo y que están los recursos para hacer que no incida”. Lo que le pesa al sector es la premura en encontrar el mecanismo que permita evitar el peso del Fondo Arrocero en la cuenta de los productores que lo tomaron, cuando prácticamente ya hay que enfrentar la nueva siembra.

El Fondo Arrocero le generó un poco de liquidez al sector para tapar los agujeros de zafras anteriores, pero ese dinero ya se consumió en la zafra 2017 y son los productores los que lo están pagando cada vez que venden arroz a los molinos.

Riego. El sector también intenta apurar que el gobierno resuelva la baja de tarifas de la energía eléctrica, por su alto peso sobre los sistemas de riego. “El costo de riego tiene un componente que es bombeo y está altamente influenciado por el costo de la energía eléctrica. En mi empresa, que es un sistema familiar grande, hace 10 o 12 años atrás, me costaba 6 bolsas de arroz por hectáreas. El año pasado, sólo en energía eléctrica nos costó 17 bolsas”, comentó Lago. “Los costos de riego pegan fuerte” y la mitad del área se riega por bombeo. “Si a eso se le agregan gastos de funcionamiento y otros componentes, sólo de costos directos, se paga por encima de 20 bolsas por ha”. Como referencia, los sistemas de riego que tienen los molinos arroceros están cobrando 23 bolsas por hectárea.

Diferente es la situación de los predios arroceros que se riegan desde represas utilizando el sistema de desnivel. En este caso el costo del agua está renegociado y hay rebajas. “De las 20 bolsas por hectárea —cifra histórica para el arroz— que se manejan para la venta de agua, se ha bajado, pero no tienen levante (de agua), ni bombeo. En el caso del que tiene represa amortizada es resignar utilidad, pero la mitad del área de arroz se riega por bombeo y está atada al costo de la energía eléctrica”, explicó el titular de la ACA.

El arroz genera 8.000 puestos de trabajo y genera US$ 180 millones anuales para el Uruguay por exportaciones.

Rurales EL PAIS