Agricultura

Aclaran dudas sobre nuevo protocolo de soja a China

Productores conformes tras reunión con ministro Aguerre.

Tabaré Aguerre se reunió con privados para discutir protocolo sanitario para soja en China.

Pablo Antúnez

La cadena de la soja —productores, acopiadores de grano y empresas exportadoras— se reunió ayer con el ministro Tabaré Aguerre, en el marco de un taller para esclarecer el nuevo protocolo que rige las exportaciones de la oleaginosa a China.

Los exportadores criticaron al ministro, porque el nuevo protocolo incrementa el número de malezas prohibidas —sorgo de Alepo, abrojo y revienta caballo, entre otras— y argumentan que conocieron el protocolo cuando el cultivo ya estaba sembrado y las malezas instaladas en las chacras. Incluso sostenían que sería difícil de cumplir. A su vez, el ministro Aguerre afirmó que la zafra no estaba en riesgo y que los exportadores estaban en conocimiento de los detalles, porque se les había hecho saber en varias reuniones previas el año pasado, pero habían mirado para el costado.

En medio de la confusión y las acusaciones recíprocas surgió este taller que aporto luz al tema y que finalmente logró tranquilizar las aguas, porque incluso se incluyó a los productores (Asociación Rural y Federación Rural, entre otras).

Miguel Sanguinetti, vicepresidente de la Federación Rural, que concurrió acompañado por Jorge Andrés Rodríguez, representando a la Asociación Rural de Soriano, calificó la reunión como “muy positiva” y afirmó que “el taller debió haberse hecho antes de la firma del nuevo protocolo”.

Sanguinetti afirmó que “toda la incertidumbre que se generó se debió a falta de información “ y recordó que “ya había un protocolo con China y este nuevo protocolo redondeó el anterior; no cambió en lo más mínimo lo que había”.

Incluso dijo a El País que por lo que explicó Aguerre en la reunión, el nuevo protocolo, que ya está vigente para esta zafra, “es más favorable para Uruguay que el anterior”.

Sorgo de Alepo, abrojo y revienta caballo ya eran malezas cuarentenarias que estaban incluidas, entendió el vicepresidente de la Federación Rural.

“El nuevo protocolo cerró un trabajo que se venía haciendo desde hace muchos años y que sin duda los exportadores estaban en conocimiento, los que no estábamos en conocimiento éramos los productores y toda esa falta de información creó un mal ambiente que no fue nada bueno”, dijo tajante Sanguinetti al final de la reunión de ayer. “Quedamos más tranquilos y sin duda que los controles van a ser más estrictos”, reconoció.

En ese sentido, explicó que en la reunión se habló sobre los lugares donde se harán los controles del grano. “Muchas veces se cosecha en la chacra, se carga el camión, se hacía cierto análisis e iba derecho al puerto y en la entrada al puerto se hacía otro análisis. Creo que ahora se puso al día todo lo que son controles, certificaciones y eso es muy bueno. Los mismos productores, muchas veces, no estábamos en conocimiento de lo que realmente se hacía”, dijo Sanguinetti.

Reconoció también que toda la incertidumbre generada por no conocer a fondo el nuevo protocolo, “se trasladó a cierta deferencia de precios para Uruguay. Esa incertidumbre se traslada a los exportadores, las empresas son las que consiguen los barcos y muchas veces los barcos para ir seguros con las cargas, probablemente elijan Brasil o Argentina. Uruguay, al tener menos volúmenes tiene cierta desventaja”.

Planteo. El gran desafío y según Sanguinetti así lo planteó nuevamente la Federación Rural al ministro Aguerre, “es hacer un trabajo conjunto entre productores y Estado para eliminar las malezas de las chacras, rutas y los caminos vecinales”. Es que “de nada sirve controlarlas en la chacra si no se controlan afuera. Por eso hay que incluir al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, a las intendencias y controlar más. Incluso el MGAP debe ponerse los pantalones en eso”.

Sanguinetti afirmó que “es un desastre el tema de las malezas en todo el país y hay que encararlo. Creo que hay un debe de todos, pero es imposible limpiar una chacra si los caminos vecinales no están limpios, porque todos los desagües terminan dentro de los campos”, afirmó el vocero.

Rurales EL PAIS